Share this story

Mis queridos hermanos y hermanas en Cristo

By Reverendísimo Jacques Fabre-Jeune, CS Obispo de Charleston | May 2022

Mis queridos hermanos y hermanas en Cristo

Mis queridos hermanos y hermanas en Cristo,

Este mes, me convertí en su nuevo obispo, asumiendo un nuevo rol en mi vida y en la vida de la Iglesia en Carolina del Sur. La fecha de mi ordenación, el 13 de mayo, fue elegida porque es la fiesta de Nuestra Señora de Fátima. Desde mis primeros días he tenido una devoción especial a la Virgen, ya que mi madre me dedicó a su cuidado.

La Iglesia celebra a María en mayo, centrándose en nuestra Madre amantísima. Por su gozoso consentimiento al Espíritu Santo, dio a luz y resucitó a Cristo Jesús, el Verbo Encarnado. A través de Él, se nos da una segunda oportunidad de unidad con el Padre en la gracia.

María, preservada del pecado original, fue favorecida por Dios para ser la nueva Eva, una madre en la que encontramos una abogada compasiva. Por su intercesión, nuestros sacrificios y oraciones se convierten en una oblación más dulce y purificada al Rey de Reyes: Jesucristo, su hijo y Señor nuestro.

Se nos ha recordado la perfecta misericordia de Dios a través de la celebración de la resurrección victoriosa de Cristo en la Pascua, además de la fiesta de la Divina Misericordia este mes.

Así como Él transformó la muerte con su resurrección, corramos hacia Jesús y ofrezcamos nuestros propios dolores y luchas a Él para ser transformados, por intercesión de Nuestra Señora de los Dolores.

Entonces, actuemos en la misericordia con todos nuestros prójimos y familiares que sufren, e imitemos a María en nuestro amor.

Esta edición presenta historias sobre cómo superar el duelo (en inglés) y sobre nuestra nueva orden religiosa, los somascanos, que han venido a trabajar con las comunidades de habla hispana. También nos enfocamos en la educación católica y por qué es importante y vale la pena invertir en nuestros niños.

Dedicamos nuestra diócesis y este estado a restaurar todas las cosas en Cristo, guiados de la mano de nuestra Reina y Madre. Ruego que su manto nos cubra y proteja de las asechanzas del enemigo, y que su fuerte ejemplo nos dé la valentía para evangelizar con la palabra y la obra a todos aquellos a quienes toca nuestra vida.

Que Dios los bendiga y los guarde a todos.

En la paz del Señor,

Reverendísimo Jacques Fabre-Jeune, CS

Obispo de Charleston