Share this story

Mis Queridos Hermanos Y Hermanas en Cristo

By Excmo. Mons. Robert E. Guglielmone, Dd Obispo De Charleston | Background by Getty Images/ankmsn

Mis Queridos Hermanos Y Hermanas en Cristo

Mis queridos hermanos y hermanas en Cristo,

Nuestra fe católica siempre ha celebrado la búsqueda del conocimiento para la gloria de Dios, y la educación es una parte integral de este trabajo.

En palabras del Papa Francisco, “la misión de las escuelas es desarrollar un sentido de verdad, de lo que es bueno y bello”.

A medida que el verano llega a su fin y comienza el año escolar para los niños de Carolina del Sur, los educadores católicos de nuestra diócesis volverán a ofrecer sus impactantes experiencias de aprendizaje y formación en la fe en nuestras parroquias y escuelas. Tenemos la bendición de contar con 33 escuelas católicas en nuestra diócesis que ofrecen una instrucción rigurosa enraizada en los valores del Evangelio centrados en la Eucaristía.

Durante mi tiempo como obispo de ustedes, la educación ha sido siempre una prioridad. El crecimiento exponencial del estado ha exigido una revitalización de nuestras escuelas y su acreditación. Incluso cuando las escuelas católicas de todo el país se estaban consolidando y cerrando, la Diócesis de Charleston vio la apertura de la escuela Holy Trinity (K-5), en Longs, en mi primer año, seguida por la John Paul II (7-12), en Ridgeland, y la St. Elizabeth Ann Seton (6-12), en Myrtle Beach.

Además, St. Anne, en Rock Hill (K-12), y Our Lady of the Rosary (K-12), en Greenville, se ampliaron para incluir los grados de secundaria. Otras escuelas, como Cardinal Newman, en Columbia, y St. Anthony of Padua, en Greenville, ampliaron sus campus. Para nuestra comunidad hispana/latina, creamos la Escuela de la Fe para la formación de la fe de adultos. Y todavía estamos trabajando activamente para llevar una Escuela Cristo Rey de trabajo-estudio a Carolina del Sur para servir a los estudiantes y familias de bajos ingresos.

Quiero darles un agradecimiento especial a los padres y al importante papel que desempeñan en la educación de sus hijos. Ustedes serán para siempre sus primeros maestros. También me gustaría agradecer a nuestros educadores por su dedicación a su vocación. Por favor, únanse a mí en la oración por nuestros profesores y estudiantes mientras se embarcan en el siguiente capítulo de su viaje este otoño.

En la paz del Señor,

Excmo. Mons. Robert E. Guglielmone, DD

Obispo de Charleston