Share this story


By Veronica Szczygiel, Ph.D. | Foto Por Getty Images/Kara Gebhardt | December 2022

¿Cómo llegó el Adviento a estar en el calendario de la Iglesia?

La palabra “Adviento” deriva del latín adventus, que significa “venida”. Durante el Adviento, esperamos el aniversario de la venida de Jesús en carne humana, como un bebé nacido de María. También esperamos vigilantes la segunda venida de Cristo, que podría llegar a nuestra puerta en cualquier momento. Debido a que “no saben cuándo llegará el dueño de casa”, se nos pide que nos mantengamos despiertos y alertas espiritualmente. (Mc 13, 35)

El Adviento nos ayuda a “Preparar … el camino del Señor”. (Is 40, 3)

El Adviento es una parte oficial del calendario de nuestra Iglesia, pero no siempre fue así, y su origen es algo turbio. El Adviento comenzó en Francia como una preparación espiritual para la Epifanía, cuando se bautizaron muchos conversos al catolicismo. Se parecía a la Cuaresma, ya que incluía ayuno y oración durante 40 días, lo que puede explicar por qué el Adviento a menudo se llama "pequeña Cuaresma" (y por qué tres velas son moradas).

Esta práctica se extendió por partes de Europa. En los años 400, el Papa San Gelasio estableció liturgias especiales de Adviento; a finales de los años 500, el Papa San Gregorio I los amplió para incluir oraciones y antífonas. Finalmente, en el siglo IX, la Iglesia reconoció formalmente el Adviento como los cuatro domingos antes de Navidad, con el primer domingo marcando el comienzo del calendario de la Iglesia.

Para marcar el Adviento, encendemos velas para recordarnos que la luz de Cristo disipa las tinieblas del pecado y la muerte. Se colocan en una corona, porque el círculo continuo simboliza la vida eterna con Dios. La tercera vela es rosa en honor al Domingo de Gaudete, cuando celebramos con gran alegría la proximidad del nacimiento de Cristo y nuestra salvación.

Podemos llevar la riqueza del Adviento a nuestros hogares colocando una corona donde la familia pueda reunirse y rezar, como en la mesa del comedor o en la sala de estar. Si no podemos encontrar una corona de Adviento ya hecha, podemos comprar velas de colores por separado y colocarlas dentro de una corona de pino natural, brindada por un vendedor de árboles de Navidad.

Podemos encender las velas correspondientes cada domingo y leer en voz alta las lecturas de la Misa. Podemos pensar y orar acerca de lo que Dios nos está diciendo a través de las Escrituras. En la semana previa a la Navidad, podemos encender la corona de Adviento mientras rezamos las Antífonas de la O cada noche.

Llevar la luz del Adviento a nuestros hogares nos emocionará por la Navidad y nos recordará que debemos permanecer espiritualmente despiertos en todo momento, incluso mientras esperamos.


Veronica Szczygiel, Ph.D., es la subdirectora de aprendizaje en línea, en la Escuela de Graduados en Educación de la Universidad de Fordham.

Read this article in English! (Versión en ingles)