Share this story

Acercándose a la temporada navideña

By Dr. Laurel Hilliker | Foto Por Getty Images/E+/MesquitaFMS | December 2021

Acercándose a la temporada navideña

¿Puede la alegría estar presente en el dolor?

Que el Dios de la esperanza los llene de alegría y de paz en la fe, para que la esperanza sobreabunde en ustedes por obra del Espíritu Santo. (Rom 15:13)

El Adviento está sobre nosotros. Es un tiempo para esperar, anticipar, recordar y tener esperanza. Estas reflexiones pueden ser aflictivas cuando hemos perdido a alguien cercano y estamos consumidos por el dolor. Nuestras iglesias se preparan con gozosa anticipación; sin embargo, para algunos la tristeza está muy presente. Las Escrituras nos consuelan cuando preguntamos, ¿cómo convertimos nuestro “lamento en júbilo”? (Sal 30: 11-12)

Cultive el agradecimiento.

Enfóquese en lo positivo. Cuando mi hermano murió de COVID-19, no pudimos estar con él en la unidad de cuidados intensivos de su hospital o con su familia que estaba en casa y en cuarentena. En cambio, nos sentimos agradecidos de que se le permitiera una visita a su esposa y que su sacerdote pudiera estar presente para orar y ungirlo. Dimos gracias a Dios que sus padres habían partido antes que él, ya que su repentina muerte habría sido devastadora para ellos. Mire de cerca para ver la mano de Dios.

Inicie una nueva tradición (o cambie una).

Muchas familias en duelo que anticipan, y a veces temen, los días festivos han notado el desafío que suponen la mayoría de las tradiciones familiares. Una madre en duelo envolvió regalos para su hijo -como siempre lo había hecho- y luego los disfrutó alrededor del árbol hasta dos días antes de Navidad, cuando los llevó a la caridad. Aferrarse y dejarse llevar son parte de un proceso de duelo saludable.

Brinde ayuda mutua.

Encuentre consuelo en Mateo 5: 5: “Felices los afligidos, porque serán consolados”. Luego intente ayudar a otro en una situación similar. (2 Cor 1: 3-4) Hace muchos años, y solo unos meses después de que perdimos a un hijo por aborto espontáneo, nuestro párroco me pidió que visitara a otra madre que había perdido a su hijo recién nacido. Aunque dudé, el padre Nick insistió y mantuvo la esperanza de que nos consolaríamos mutuamente, y lo hicimos. Ninguno de los dos quería brazos vacíos esa Navidad, pero Dios nos mostró que no estábamos solos en nuestro sufrimiento.

Aférrese a la esperanza.

La vida eterna con Dios nos da esperanza, por lo tanto, no entristezcamos a los que perdemos al no tener la esperanza que Dios quiere. “No queremos, hermanos, que vivan en la ignorancia acerca de los que ya han muerto, para que no estén tristes como los otros, que no tienen esperanza.”. (1 Ts 4: 13)

Para aquellos de nosotros que ingresamos al Adviento con el corazón apesadumbrado, que practiquemos el agradecimiento, nos acerquemos a otros que puedan estar experimentando una pérdida y nos aferremos a la palabra de Dios, con la esperanza de la vida eterna.


Dra. Laurel Hilliker es socióloga y fundadora de Bearing Loss, Grief Education and Consulting, LLC. Enseña para la Universidad de Michigan-Flint en el Departamento de Salud Pública y Ciencias de la Salud.