Share this story


By Excmo. Mons. Jacques Fabre-Jeune, CS Obispo de Charleston | July 2022

Mis queridos hermanos y hermanas en Cristo

Mis queridos hermanos y hermanas en Cristo,

En esta edición de The Catholic Miscellany, el tema en curso es “Venida a casa”. Me gustaría que reflexionáramos sobre lo que significa volver a casa espiritualmente.

Cuando pensamos en un hogar, vemos una imagen de un ambiente cálido, acogedor y seguro. El hogar es donde estamos destinados a encontrar la paz, descansar y compartir la hospitalidad con nuestros vecinos. El amor, la comunicación y los sacrificios desinteresados conviven en un hogar sano. Pero sabemos lo que Dios nos ha revelado, y a nuestros antepasados: que nuestras viviendas en la tierra son temporales. Incluso con un hogar cómodo, sentimos que algo profundo dentro de nosotros falta porque fuimos creados para estar en compañía de Dios, cara a cara. Eso es lo que es el cielo. El cielo es el hogar que Dios pretende compartir con nosotros cuando lo amamos y guardamos sus mandamientos.

¿Qué pasaría si les digo que podemos vislumbrar el cielo aquí en la tierra? Es cierto, y no es ningún secreto. Podemos encontrar un lugar que llene el agujero en nuestros corazones, un espacio que Dios reserva para sí mismo. Venimos a casa cuando participamos en la Eucaristía en la Misa y oramos ante Él en adoración. Al recibir a nuestro Señor y contemplarlo bajo la forma de pan, nos preparamos para el lugar donde encontraremos la plenitud final.

Estar en casa es ser parte de una familia. Dios dio a los israelitas una alianza, un vínculo familiar, cuando se reveló y nos dio los Diez Mandamientos.

Cristo vino y se entregó a sí mismo en sacrificio amoroso para que toda la humanidad pueda participar en él, la nueva alianza.

Estamos destinados a imitar a Jesús, a servir a aquellos que viven bajo nuestros techos y a aquellos a quienes nos encontramos.

Este mes leerán sobre el crecimiento de las familias hispanas, “el núcleo de la Iglesia”, además de visitar a nuestros familiares en sus hogares para la Segunda Jornada Mundial de los Abuelos y de los Mayores. También nos enfocamos en los inmigrantes, aquellos que han elegido o están trabajando para hacer de Carolina del Sur su hogar. Lo más importante es que comenzamos la celebración del Renacimiento Eucarístico, reavivando nuestro amor por Cristo Jesús en el Santísimo Sacramento, nuestro hogar en la tierra.

Debemos trabajar incansablemente para extender la nueva alianza de Dios a todos nuestros hermanos y hermanas en Carolina del Sur, especialmente a aquellos que más necesitan nuestro amor y servicio. Difundamos el Evangelio en pensamiento, palabra y obra, y abramos las puertas de nuestros hogares a Cristo, fuente y cumbre de nuestras vidas.

En el amor de Cristo,

Excmo. Mons. Jacques Fabre-Jeune, CS

Obispo de Charleston