Share this story

Algo Viejo... Algo Nuevo: La “Nueva Normalidad” Y El Evangelio

By Dr. Michael Martocchio | Foto de Deirdre C. Mays | June 2021

Algo Viejo... Algo Nuevo: La “Nueva Normalidad” Y El Evangelio

Uno de los momentos más definitorios de la historia de Israel es también uno de los más traumáticos: el exilio babilónico.

El exilio representa una época en la que el statu quo del pueblo de Dios se puso al revés, ya que las personas poderosas e influyentes del Reino de Judá fueron llevadas por la fuerza a una tierra extranjera. Pero, como la mayoría de los trastornos, el efecto fue más que momentáneo. Una conocida línea de Isaías nos habla del mensaje de Dios a su pueblo sobre el futuro regreso del exilio babilónico: “Mira, ¡estoy haciendo algo nuevo!” (Is 43,19)

El mensaje es una promesa de esperanza. Sin embargo, esta esperanza no es simplemente un retorno a la vida anterior al acontecimiento traumático del Exilio. En otras palabras, las cosas se restaurarán, pero también serán diferentes. Y, por supuesto, la historia lo confirma. La gente en sí era diferente. Cuando algunos exiliados regresaron a la Tierra Prometida, había pasado aproximadamente una generación, por lo que algunas de las personas que regresaron eran literalmente personas diferentes. Pero incluso para los que se fueron, su experiencia los cambió.

Además, la situación a la que “volvían” no era la misma. Jerusalén y el Templo de Salomón acabaron siendo reconstruidos, por lo que ciertamente había coherencia con el pasado, pero ni siquiera estos eran iguales. De manera muy significativa, la dinastía, antaño orgullosa, presidida por los descendientes de David, ya no estaba en el poder. La vida era diferente, incluso el culto era diferente. Muchos estudiosos piensan que la destrucción del Templo fue un catalizador en el desarrollo y la difusión del culto de las sinagogas. A pesar de estos cambios, el regreso del exilio es una oportunidad para que el Pueblo de Dios vuelva a dar prioridad a la vida, renueve su compromiso con Dios y redescubra su identidad en Él, mientras mira hacia la esperanza del futuro.

El objetivo de sacar todo esto a colación no es dar una lección de historia. Se trata más bien de aprender una lección de la historia (de la historia de la salvación). Hay muchas cosas que podemos ver como un paralelo a este periodo de la historia de Israel en nuestra propia transición a un mundo pospandémica. Análogamente, volvemos de un exilio propio, un exilio de la vida “normal”. Claro, no es el resultado de una conquista violenta y no nos hemos alejado completamente de lo cotidiano como los que regresaban de Babilonia. Sin embargo, hemos experimentado una agitación, y ahora tenemos en nuestro horizonte un retorno.

Sin embargo, al igual que los exiliados que regresan a la Tierra Prometida, el mundo al que volvemos a entrar es notablemente diferente. Tampoco olvidemos que nosotros también somos diferentes, aunque también hay coherencia y familiaridad. Lo más importante es que Dios sigue estando con nosotros, como lo estuvo con los que regresaron del exilio babilónico. En ambos casos, Dios también está haciendo algo nuevo, algo emocionante. De hecho, el mensaje del pasaje de Isaías es decir que Dios está llevando a su pueblo a una nueva y más grande realidad a través de sus “dolores de parto”; una realidad, añadiríamos, que es un paso en la preparación del camino para la venida de Cristo. Teniendo esto en cuenta, nosotros, como cristianos, debemos llevar esto a la oración: ¿Qué cosa nueva y grandiosa está intentando hacer Dios en mi vida y en el mundo?

A lo largo de esta pandemia, hemos escuchado una y otra vez la frase cliché “la nueva normalidad” para describir las diversas precauciones y medidas a las que nos hemos acostumbrado. Sin embargo, vale la pena señalar que el error de este sentimiento de “nueva normalidad” no está en la identificación de que existe algo que podamos llamar “nueva normalidad”, sino en que se ha utilizado para calificar de normales las medidas temporales. La verdad es que, sea lo que sea, lo “normal”, la “nueva” normalidad, de hecho, aún está por verse. En realidad, esta “normalidad” se irá conociendo en los meses y años venideros, a medida que veamos que las restricciones empiezan a retroceder lentamente y que vuelven elementos más familiares de la “antigua” normalidad.

Al principio de esta pandemia, empecé a preguntarme a mí mismo y a otros: ¿Cómo quiero ser cuando salgamos de esto? ¿Cómo voy a ser diferente de lo que era antes de entrar en este extraño período de tiempo? Al ver una luz al final del túnel metafórico, vale la pena hacerse esta pregunta. Esta es también la cuestión que debemos discernir juntos como Iglesia. Como cristianos individuales y como Iglesia, nuestro Señor sigue caminando con nosotros y nuestra misión de hacer discípulos de todas las naciones (ver Mateo 28) sigue siendo la misma, pero debemos preguntarnos cómo ha cambiado o crecido nuestra forma de relacionarnos con Dios y cómo debe cambiar y adaptarse nuestra forma de compartir el Evangelio.

El hecho es que, cuando eliges servir al Evangelio y te entregas realmente a la voluntad de Dios, no existe lo “normal”. La verdad es que Dios está siempre haciendo algo nuevo.

En nuestro próximo número, veremos el discernimiento personal e individual de qué cosa nueva está haciendo Dios en mi vida y qué es lo nuevo que Dios está haciendo ahora mismo.


Michael Martocchio, Ph.D., es el secretario diocesano de Evangelización y director de la Oficina de Catequesis e Iniciación Cristiana. Envíele un correo electrónico a mmartocchio@charlestondiocese.org.