Share this story

A Birthday to Remember

By Michelle Difranco | Fotografía de Shane Folkertsma | Ilustración de Getty Images/Anatartan

Un Cumpleaños Para Recordar

La Fiesta De La Natividad De La Santísima Virgen María

A todos nos ha pasado. Hemos olvidado el cumpleaños de un amigo o un ser querido en un momento u otro. Pero ¿qué pasa si esa persona en tu vida es un padre o un cónyuge?

Un año estuve a punto de olvidar el cumpleaños de mi esposo. Creía estar completamente consciente de que estaba al día, ¡pero nuestra familia tiene tantos cumpleaños en el mes de septiembre, que es difícil recordarlos todos! La mañana del cumpleaños de mi esposo, mi memoria se desvaneció y no me di cuenta, sino hasta varias horas después de que él se fuera a trabajar. Tenía poco tiempo para hacer algo especial, antes de que regresara a casa.

A mi esposo no le gustan mucho los pasteles con glaseado, pero le encantan los de frutas, hechos en casa. Con la experiencia de su preparación: cortar fruta, amasar y extender la mezcla casera; esto podría considerarse un esfuerzo laborioso. Un pastel casero no podía ser la sorpresa. Improvisé y me decidí por una crostata: una tarta rústica que es, esencialmente, la misma, pero que se prepara en la mitad del tiempo. Y se presta a sus raíces italianas. Ganar-ganar.

También hay otro cumpleaños importante en septiembre: ¡el de Nuestra Santísima Madre! La solemnidad de la Natividad de la Santísima Virgen María se celebra el 8 de septiembre. Y tan importante como es reconocer y celebrar el cumpleaños de un cónyuge, también es hermoso y significativo celebrar el día del nacimiento de Nuestra Señora.

Si bien lo que consideramos un pastel de cumpleaños no existía en la antigua Judea, la fruta era una fuente común de alimento durante la época de Cristo. Así que esta tarta rústica, que me salvó en el cumpleaños de mi esposo, sería perfecta para la ocasión de la Natividad de la Santísima Virgen.

Solo se celebran tres cumpleaños en la Iglesia Católica. Los nacimientos de nuestro Señor, San Juan Bautista y nuestra Santísima Madre. En este día especial de septiembre, reza un rosario, canta himnos marianos y prepara un postre especial para honrarla.

No lo olvides. Es sept. 8.


Tarta rústica de manzana y arándanos

(Para 6)

1 masa de pastel refrigerada comprada en la tienda (o casera)

2 manzanas Granny Smith (sin corazón, peladas y en rodajas finas)

tazas de arándanos

¼ taza de azúcar blanca granulada

1 cucharada de jugo de limón

2 cucharadas de maicena

½ cucharadita de canela

¼ de cucharadita de nuez moscada molida

1 clara de huevo, más 1 cucharadita de agua (todo batido)

Azúcar gruesa (o granulada regular)

Precaliente el horno a 375 F. Desenrolle la masa en una bandeja para hornear forrada con papel pergamino. Dejar de lado.

En un tazón combine azúcar, jugo de limón, maicena, canela y nuez moscada. Agregue las manzanas en rodajas y los arándanos, luego combine suavemente hasta que la fruta esté completamente cubierta con la mezcla.

Coloque la mezcla de frutas en el medio de la base de la tarta, dejando dos pulgadas sin tapar. Dobla los bordes de la corteza sobre el relleno, dejando el centro al descubierto. Presione suavemente la corteza superpuesta para sellar. Cepille la corteza doblada con el huevo batido y luego espolvoree con azúcar gruesa. Hornee de 35 a 45 minutos o hasta que la corteza esté dorada y las manzanas tiernas.  Es delicioso servido caliente y con una bola de helado de vainilla.


 Michelle Difranco es diseñadora y madre ocupada de tres hijos.