Share this story

San Daniel Comboni

By Sue Parker | Credito de imagen: San Daniel Comboni/ Walter Ascencio/Wikimedia Commons/ Creative Commons Attribution-Share Alike 4.0

San Daniel Comboni

1831-1881 | festividad – 10 de octubre

Inspirado por las historias de los misioneros que visitaron su aula, San Daniel Comboni consagró su vida a África, cuando tenía 18 años. Su apasionada motivación de “Salvar África a través de África” hizo de la obra misionera, en este continente, una de las prioridades de la Iglesia, en ese momento. Su visión de formar y empoderar a los africanos para evangelizar entre su propio pueblo fue revolucionaria. Hoy en día, los misioneros combonianos – 3.500 sacerdotes, hermanas consagradas, hermanos y laicos – continúan sirviendo en 41 países de los cinco continentes “ministrando a las personas más pobres y abandonadas del mundo, a menudo trabajando en climas políticos inestables, en medio de la pobreza extrema”.

Daniel nació en 1831, de agricultores italianos pobres. Fue el preciado hijo único que sobrevivió a la infancia. Estudió teología, filosofía y lenguas extranjeras en el Instituto Mazza de Verona para niños dotados y necesitados, antes de entrar en el seminario y ser ordenado, en 1854. En su primera visita al Sudán tres años después, Daniel fue testigo de la extrema pobreza de la gente, lo que solo le hizo más decidido:


“Tendremos que trabajar duro, sudar, morir, pero el pensamiento de que uno suda y muere por amor a Jesucristo y la salvación de las almas más abandonadas del mundo es demasiado dulce para que desistamos de esta gran empresa”, escribió a sus padres.


Ideando la visión de “Salvar África a través de África”, Daniel presionó diligentemente en toda Europa para obtener fondos y así apoyar las misiones. Fundó el Instituto Misionero Comboniano para hombres en 1867, con el fin de educar a jóvenes africanos, muchos de ellos antiguos esclavos. En 1872 fundó las Hermanas Misioneras Combonianas, consagradas específicamente a las misiones y las primeras en servir en África Central.

Nombrado el primer obispo de Jartum en 1877, Daniel trabajó incansablemente para abolir la esclavitud en la región mientras continuaba entrenando a los africanos para que alguno asumiera el liderazgo en el ministerio de sus hermanos y hermanas. Murió en Jartum el 10 de octubre de 1881 y fue canonizado en 2003.