Share this story

Pasta Salad Hero

By Michelle DiFranco | PHOTOGRAPHY BY SHANE FOLKERTSMA | June 2021

LOS PERDIDOS Y ENCONTRADOS

 

Recientemente supe que hay una oración formal para dirigirse a San Antonio, pidiendo su intercesión para localizar un artículo perdido. Aplicándola a mi búsqueda para encontrar una receta que había perdido no hace mucho tiempo, se leería así… 

San Antonio, perfecto imitador de Jesús, que recibió de Dios el poder especial de restaurar las cosas perdidas, concédeme que pueda encontrar (mi receta para la ensalada de pasta) que se ha perdido. Por lo menos devuélveme la paz y la tranquilidad mental, cuya ausencia me ha afligido aún más que mi merma material. A este favor le añado otro: que permanezca siempre en posesión del verdadero bien, que es Dios. Prefiero perderlo todo que, a Él, mi bien supremo. No permitas que nunca sufra el abandono de mi mayor tesoro, la vida eterna con Dios. Amén.

Por supuesto, en mis momentos de frustración y angustia, cuando trato de encontrar algo que falta, mi oración no suele ser tan elocuente. Me encuentro usando una "versión truncada" que se parece más a esta...

¿Dónde diablos está esa maldita cosa? Vamos. San Antonio, tienes que ayudarme aquí. Amén.

Si eso suena demasiado coloquial, no es por falta de respeto. Amo a San Antonio profundamente. Me ha ayudado aproximadamente el 90 por ciento de las veces, por lo que dependo de él con mucha frecuencia; tanto así que hemos desarrollado una comprensión especial.

Creo que es seguro decir que la mayoría de los católicos han clamado a nuestro amado San Antonio cuando perdieron algo, en un momento u otro, ¿verdad? Y apuesto a que la mayoría estaría de acuerdo con su eficacia. Es muy bueno en lo que hace. Pero, ¿se ha preguntado alguna vez por qué es el patrón de los objetos perdidos?

En realidad, esto se remonta a un incidente en su propia vida. Cuando Antonio notó que faltaba su salterio (libro de los Salmos), rogó fervientemente a Dios para que lo encontrara. Resulta que un novicio que había abandonado la comunidad se lo había llevado. Después de que Antonio oró, el novicio se sintió impulsado a regresar a la comunidad, junto con su salterio.

San Antonio nació como Fernando Martins de Bulhões en Lisboa, Portugal, en 1195. Sus padres, de nobleza y riqueza, querían que se educara en la escuela catedralicia local, pero Antonio entró en la vida comunitaria y estudió teología. El martirio de cinco frailes franciscanos, a quienes había conocido, lo inspiró a unirse a la orden franciscana. Anticipándose a su nueva vocación, se dirigió a Marruecos; pero cayó enfermo, por lo que viajó a Italia, el epicentro de su nueva orden.

Mientras asistía a una ordenación, inesperadamente fue llamado a dar la homilía. El sermón fue tan poderoso que cambió el curso de su misión e incluso llamó la atención de Francisco (de Asís). Continuó predicando el Evangelio en el norte de Italia, mientras también enseñaba teología. Asumió más responsabilidades y fue nombrado superior provincial; no obstante, esto no le impedía encontrar tiempo para la oración contemplativa, en la humilde manera franciscana. En 1231 enfermó y murió a los 36 años, en Padua. Su fiesta es el 13 de junio.

Resulta que no encontré mi receta a tiempo para mi reunión. Quizás debería haberme detenido para emplear la versión formal más larga de la oración. Pero la idea de la receta de reemplazo que encontré, junto con algunos ingredientes adicionales, sabía incluso mejor que la receta original. Era una versión italiana que nunca antes había probado. Tal vez así fue como respondió a mi oración después de todo ... ¡pidiéndole al Señor que me encontrara algo mejor de lo que realmente había perdido! ¡San Antonio es un hacedor de milagros!
 

Ensalada de pasta italiana

(sirve 8)

1 libra de espagueti (o cualquier pasta)

1 pepino inglés (cortado en cubitos)

1 pinta de tomates uva (cortados por la mitad)

1 pimiento verde (cortado en cubitos)

1 pimiento amarillo (cortado en cubitos)

½ taza de aceitunas negras en rodajas

½ taza de queso parmesano rallado

½ taza de cebolla morada picada

1 cucharadita de pimentón

½ cucharadita de ajo en polvo

¼ de cucharadita de semillas de apio

3 cucharadas de perejil fresco (picado)

1 cucharadita de orégano seco

1¼ tazas de aderezo de vinagreta italiana (comprado en la tienda o hecho en casa)

Sal y pimienta para probar

Cocine los espaguetis hasta que estén al dente. Enjuague la pasta en agua fría y escurra. En un tazón grande, mezcle todos los ingredientes para combinar. Refrigere por 1-2 horas antes de servir.