Share this story

La conversión de San Pablo

By Doug Culp | Credito de Imagen: Apostle Paul by Rembrandt, 1633, Kunsthistorisches Museum Collection, Public Domain | January 2022

La conversión de San Pablo

San Jerónimo lo dijo mejor: "La ignorancia de las Escrituras es la ignorancia de Cristo". Teología 101 continúa profundizando en algunas de las figuras más conocidas de la Biblia para proporcionar un contexto más profundo para el drama de la salvación que comunica la Sagrada Escritura. Pidamos al Espíritu Santo que nos ayude a encontrar a Cristo en cada uno de estos pasajes.

Y mientras iba caminando, al acercarse a Damasco, una luz que venía del cielo lo envolvió de improviso con su resplandor. Y cayendo en tierra, oyó una voz que le decía: «Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?» Él preguntó: «¿Quién eres tú Señor?» «Yo soy Jesús, a quien tú persigues», le respondió la voz. «Ahora levántate, y entra en la ciudad: allí te dirán qué debes hacer».

Los que lo acompañaban quedaron sin palabra, porque oían la voz, pero no veían a nadie. Saulo se levantó del suelo y, aunque tenía los ojos abiertos, no veía nada. Lo tomaron de la mano y lo llevaron a Damasco. Allí estuvo tres días sin ver, y sin comer ni beber. (Hechos 9, 3-9)

Este pasaje describe un evento tan trascendental en la vida de la Iglesia que celebramos la Conversión de San Pablo cada año el 25 de enero. La historia arroja luz sobre la tensión fundamental que subyace en la vida espiritual; es decir, entre "la codicia” y "el despojo de uno mismo”; entre elegir la propia voluntad sobre la de Dios.

Presagio

Saúl estudió la ley (la Torá o los primeros cinco libros del Antiguo Testamento) con el muy respetado fariseo Gamaliel. Describe este tiempo como un período de estricta instrucción y celo por Dios. Sin embargo, Saulo pudo haberse perdido la lección más importante de su maestro, debido al arresto de algunos de los apóstoles por enseñar en el nombre de Jesús.

Mientras el Sanedrín se movía para dar muerte a los apóstoles, Gamaliel advirtió, “si lo que ellos intentan hacer viene de los hombres, se destruirá por sí mismo, pero si verdaderamente viene de Dios, ustedes no podrán destruirlos y correrán el riesgo de embarcarse en una lucha contra Dios”. (Hechos 5: 38-39)

Saúl

De hecho, Saúl llegó a distinguirse como fariseo, abogado y rabino por derecho propio. Según los relatos que se dan de él en Hechos, así como en sus propias cartas, parecía ser agresivo, asertivo, influyente, dominante y lleno de autoridad. Por ejemplo, la multitud que apedreó a Esteban primero buscó su aprobación y luego pusieron sus mantos a sus pies en Hechos 7, 58.

Más precisamente, el propio Saúl creía que, porque conocía la ley, "conocía" a Dios, ya que la Torá era la palabra de Dios que revelaba su voluntad. En consecuencia, Saulo estaba convencido de que él era el instrumento de la voluntad de Dios mientras perseguía a los seguidores del "Camino", y nadie estaba más comprometido con esta obra que él. Relata lo siguiente: “Encarcelé a un gran número de santos con la autorización de los sumos sacerdotes y, cuando se los condenaba a muerte, mi voto era favorable. Recorría frecuentemente las sinagogas, y los castigaba para obligarlos a renegar de su fe. Lleno de rabia contra ellos, los perseguía hasta en las ciudades extranjeras”. (Hechos 26, 10-11) Y fue precisamente en esa expedición que el mundo de Saulo, y el nuestro, cambiarían para siempre.

El encuentro

Como aprendimos en el pasaje anterior, Saúl se dirigía a Damasco para perseguir a los seguidores del "Camino" cuando se encontró con Jesucristo. Y la gran revelación de ese día estaba contenida en la simple pregunta que hizo Jesús: "¿Por qué me persigues?"

Note que Jesús no le preguntó: "¿Por qué persigues a mis seguidores?" o "¿Por qué persigues a estas personas?" Nuevamente, Jesús preguntó: "¿Por qué me persigues?"

En ese momento, Cristo se reveló a sí mismo, reveló a Dios a Saúl, no como la ley, sino como una comunión. Cristo no estaba separado de su pueblo, sino que estaba presente, entre y dentro de ellos. Saulo supo que lo que les hizo a los seguidores de Jesús, también se lo hizo a Él y a Dios. En efecto, la profecía de Gamaliel se había cumplido en Saúl.

Saulo es reformado como Pablo

La conversión de Pablo no cambió su compromiso de hacer la obra de Dios. quien seguía siendo su máxima prioridad, pero ahora lo entendía de manera diferente a través de Cristo. Aprendió que Cristo, no la ley, era la clave para "conocer" a Dios. La elección que Pablo enfrentó ya no era si cumplir o no la ley, sino si vivir o no en comunión con Dios a través de la comunión con su prójimo.

El mismo San Pablo describe este estado de comunión en Filipenses 2, 2 como “un mismo amor, un mismo corazón, un mismo pensamiento”. Esto, a su vez, solo es posible mediante la imitación de la actitud de Cristo para que su mente brote en nuestro interior y nos lleve a la comunión con la Trinidad a través del poder del Espíritu Santo. Esto solo es posible por medio de ese "despojamiento" que pide la pobreza de espíritu y que rechaza la igualdad con Dios como algo a lo que aferrarse.

El reto

Después de su encuentro con Cristo, la vida y ministerio de San Pablo se consumen por el deseo de permanecer en esta comunión. Esto se puede ver manifestado en sus muchas cartas sobre su aversión a cualquier cosa que pueda revivir su ego o egocentrismo. Por ejemplo, cuando se entera de que Corinto está dividido en grupos que se identifican a sí mismos como seguidores de varios líderes rivales (incluidos aquellos que se identifican como seguidores de Pablo), señala a Cristo como el único líder. De la misma manera, aunque presumiblemente podría jactarse de su conocimiento tanto de la ley como de Cristo, elige hacerlo de su debilidad y escribe sobre cómo el conocimiento infla a uno con orgullo, lo cual es mortal para la vida del amor.

A lo largo de sus cartas, Pablo busca proteger el cuerpo de Cristo de ser víctima de la misma prepotencia y autoinflación que había sufrido en los días previos a su conversión. Exhorta a sus lectores a evitar todos los comportamientos y actitudes que rompan tanto la comunión como la armonía dentro del cuerpo de Cristo.

En cambio, los llama al ágape, o amor divino, una búsqueda proactiva de oportunidades para amar a Dios y al prójimo. Pablo enseña a sus lectores que el amor es una tarea: alimentar al hambriento, vestir al desnudo, visitar al preso, etc. Lo hace, porque entiende que el único camino para llegar al conocimiento fundamental de Dios, que es el Amor, es amando al prójimo, lo cual solo es posible a través de la comunión con el Espíritu, que es Dios. Y esta comunión solo es posible a través de nuestra renuncia al egocentrismo.

También nosotros estamos llamados a esta vida de comunión por el mismo Jesucristo, que es el mismo ayer, hoy y mañana. Al comenzar este nuevo año, reflexionemos sobre este llamado y recordemos que es una vida que no se puede tener a través de nuestro aferramiento, sino solo a través de nuestro consentimiento, seguido de nuestro soltar y amar a los demás.


Pregunta de la Biblia

¿Cómo están organizadas las cartas de San Pablo en la Biblia?

A. Cronológicamente

B. Orden de importancia

C. Longitud

D. Grado de autenticidad

Respuesta: C - Las cartas de San Pablo están organizadas por longitud, de la más larga a la más corta.


¿Sabía que…?

San Pablo aprendió el oficio de hacer tiendas de campaña cuando era niño. Continuó practicando este arte, incluso después de su conversión al cristianismo. Llevaba sus herramientas con él mientras viajaba y se instalaba dondequiera que se quedara.


Doug Culp es el CAO y secretario de vida pastoral de la Diócesis de Lexington, Kentucky. Tiene una maestría en teología de Catholic Theological Union, en Chicago.