Share this story

John

Juan

El discípulo amado

Para proporcionar un contexto más profundo sobre el drama de la salvación que nos comunica la Sagrada Escritura, Teología 101 continúa analizando a los cuatro evangelistas. Lea sobre St. John a continuación.


Pedro, volviéndose, vio que lo seguía el discípulo al que Jesús amaba, el mismo que durante la Cena se había reclinado sobre Jesús … Este mismo discípulo es el que da testimonio de estas cosas y el que las ha escrito, y sabemos que su testimonio es verdadero. (Jn 21, 20; 24)

Generalmente, se considera que el autor del Cuarto Evangelio es San Juan. A este santo también se le atribuyen las tres Cartas de Juan y el Apocalipsis de Juan. Entonces, ¿qué sabemos acerca de esta persona responsable de una porción significativa del Nuevo Testamento?

En busca de …

Tradicionalmente, se cree que San Juan, o Juan el Evangelista, es el discípulo amado al que se hace referencia en el pasaje anterior. Curiosamente, dada su autoría humana, esta identificación sólo se encuentra en el Evangelio de Juan. Tal vez, debido a esta descripción, San Juan a menudo es representado en el arte como joven y elegante (a veces, algo afeminado), con cabello largo y ondulado. Estas imágenes son, naturalmente, bastante diferentes de las representaciones de San Juan más adelante, como el evangelista curtido y probado por el tiempo que luce una barba gris. Sin embargo, las representaciones artísticas no cuentan toda la historia.

El propio Nuevo Testamento es nuestra fuente más rica de información sobre el santo. Los Evangelios nos cuentan que Juan y su hermano, Santiago, estaban entre los primeros discípulos llamados por Jesús. Ambos se convertirían en uno de los Doce Apóstoles. Probablemente, Juan también era más joven que Santiago, porque siempre se lo menciona después de su hermano. Además, sus padres eran Zebedeo, un pescador galileo, y Salomé, quien también ministraría a los discípulos.

Con su hermano y San Pedro, Juan era parte de lo que parece ser el círculo íntimo de Jesús. Quizás esto explique, en parte, la posición de autoridad que ocupó en la Iglesia, después de la resurrección de Jesús. Por ejemplo, va con San Pedro a Samaria para imponer las manos a los nuevos conversos. San Pablo presentó su conversión y misión para el reconocimiento de Juan, Pedro y Santiago, el "hermano de Jesús".

Hijos del trueno

Obtenemos una visión diferente de la personalidad de Juan, a partir del mismo Jesús, quien se refiere a él y a su hermano Santiago como los “hijos del trueno”. (Mc 3, 17) Una teoría sostiene que el título refleja el entusiasmo que demostraron en Lucas 9, 54, cuando contemplaron invocar fuego, a manera de castigo, sobre los pueblos samaritanos que rechazaron a Jesús. Otra fuente del nombre puede provenir del momento en el que la madre de Juan le pidió a Jesús que le otorgara a sus hijos asientos de honor en Su reino. Cuando Jesús les preguntó a los hermanos si podían beber de la copa que él bebería, ellos respondieron: “¡Podemos!”. (Mt 20, 20-22)

El testimonio de las edades

La historia de San Juan se vuelve un poco más oscura una vez que dejamos atrás el Nuevo Testamento. Sin embargo, los líderes de la Iglesia de los siglos segundo y tercero testifican que terminó en Asia Menor, a fines del primer siglo. Por ejemplo, San Justino Mártir hace referencia a Juan viviendo con su comunidad en Éfeso, en un texto apologético fechado entre 155 y 160 d.C. Además, San Ireneo, quien fue obispo de Lyon en 180 d.C., afirma que hizo todo su Nuevo Testamento escribiendo en Éfeso y la isla de Patmos, donde parece que fue desterrado por un tiempo, durante el reinado del emperador Domiciano (81-96 d.C.).

Juan regresaría más tarde para guiar y ministrar a las iglesias de Asia Menor desde Éfeso, después de la muerte de Domiciano hasta su propia muerte, alrededor del año 100 d.C. A finales del siglo II, Polícrates, el obispo de Éfeso, afirmó que la tumba de Juan estaba allí. Se hicieron dos afirmaciones principales sobre el lugar exacto del entierro, en el siglo III. Eventualmente, un sitio fue reconocido y se convirtió en un santuario, en el siglo IV.

Para terminar, la tradición ha sostenido durante mucho tiempo que San Juan sobrevivió a los otros Apóstoles y fue el único que murió por causas naturales, en lugar de martirio. Algunos señalan que todo el pasaje que inició esta reflexión (Juan 21, 20-24) es profético en este punto. Jesús acaba de presagiar el tipo de muerte que sufriría y llamó a Pedro para que lo siguiera, en el versículo 19. Pedro ve a Juan siguiéndolo y le pregunta a Jesús: “Señor, ¿y qué será de este?” Jesús le respondió: “Si yo quiero que él quede hasta mi venida, ¿qué importa? Tú sígueme”.


Fuentes: www.franciscanmedia.org/saint-of-the-day/saint-john-the-evangelist; www.britannica.com/biography/Saint-John-the-Apostle; www.newadvent.org/cathen/08492a.htm


Una pregunta de la biblia

San Juan Evangelista es a menudo retratado como...

1. Un buey alado

2. Un ángel

3. Un león alado

4. Un águila

 

Respuesta: D – Un águila, como la escritura de San Juan “se eleva” al cielo


¿Sabía…?

La cristología es la rama de la teología que estudia la naturaleza y obra de Jesucristo. El Evangelio de Juan presenta una cristología elevada. Esto lo distingue de los evangelios sinópticos (Mateo, Marcos y Lucas), que, generalmente, aunque no exclusivamente, reflejan una cristología baja.

La alta cristología, o cristología descendente, enfatiza la divinidad de Cristo. En contraste, la cristología baja, o cristología ascendente, enfatiza la humanidad de Cristo. Por supuesto, ambos enfoques son necesarios. Por eso es esencial considerar los cuatro Evangelios y las Escrituras completas al tratar de comprender la naturaleza y obra de Cristo.


Doug Culp es el delegado para la administración y el secretario para la vida pastoral de la Diócesis Católica de Lexington.