By Elizabeth Hansen | Foto Por Getty Images/evgenyatamanenko | October 2022

¿Cómo pueden las familias practicar las obras de misericordia?

Dar de comer al hambriento

“Porque tuve hambre, y ustedes me dieron de comer; tuve sed, y me dieron de beber; estaba de paso, y me alojaron; desnudo, y me vistieron; enfermo, y me visitaron; preso, y me vinieron a ver”.

Las poderosas palabras de Jesús en el Evangelio de Mateo forman la base de la lista tradicional de las obras de misericordia. Cuando se trata de satisfacer las necesidades físicas, el Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica enumera las siguientes acciones como obras de misericordia corporales:

  • Dar de comer al hambriento
  • Dar de beber al sediento
  • Vestir al desnudo
  • Dar posada al peregrino
  • Visitar y cuidar a los enfermos
  • Redimir al cautivo
  • Enterrar a los muertos 

¿Cómo pueden las familias vivir esto? Especialmente con niños pequeños, el trabajo caritativo puede ser desalentador, pero no imposible. Las obras de misericordia se verán diferentes para cada familia. Sin embargo, si desea introducir a sus hijos en actos de caridad fuera del hogar, tal vez estas ideas puedan ser un suave empujón para salir como Iglesia doméstica y buscar el encuentro con los necesitados.


Dar de comer al hambriento

Dar de comer al hambriento es quizás la más sencilla de todas las obras de misericordia, especialmente con las campañas de recolección de alimentos y las cenas benéficas que nos recuerdan a los hambrientos en nuestras comunidades.

Más allá de una campaña para el Día de Acción de Gracias (y los bancos de alimentos de todo el país agregarán rápidamente que sus estantes a menudo están vacíos cuando llega la primavera), no lleva mucho tiempo pensar en formas en que las familias pueden ayudar a aliviar el hambre.


Ideas para familias

La mayoría de los huertos están terminando, pero si pasa el invierno plantando las camas del próximo año, considere agregar una fila o más de vegetales para una despensa de alimentos local, como un diezmo del huerto. Siempre se buscan productos frescos, e involucrar a los niños en la cosecha y entrega es un gran uso de una excelente cosecha de tomates cherry o calabacines.

Busque oportunidades para organizar la entrega de comidas destinada a aquellos en situaciones especiales, como familias con bebés recién nacidos, la pareja que sufre un aborto espontáneo, el feligrés con una enfermedad crónica, una persona mayor que acaba de renunciar a su licencia de conducir o una familia entre trabajos. Incluso una sola comida puede ser una poderosa afirmación de la dignidad y el deseo de comunidad de una persona, independientemente de su necesidad material. Independientemente de lo que elija, involucre a los niños en la preparación de la comida (revolver la mezcla de brownie cuenta) y, cuando dé las gracias, recuerde a aquellos que comparten su cena en otro lugar.

Pregunte en su despensa de alimentos local qué artículos están en demanda o se pasan por alto fácilmente como donaciones. ¿Qué puede proporcionar un sentido de dignidad cuando se enfrenta a la inseguridad alimentaria? Un director de un centro de recursos comunitarios mencionó las especias secas: la clave para preparar deliciosas comidas caseras, pero a menudo un lujo costoso para las familias que luchan económicamente. Otros sugieren mezclas para pasteles de cumpleaños, asegurándose de incluir el aceite, el glaseado, las velas, un molde desechable y cualquier otra cosa necesaria para hacer un pastel de principio a fin. ¿Podría armar y donar un kit cada vez que su familia celebre un cumpleaños?

Los niños pueden acompañarlos en la camioneta familiar para distribuciones tipo Meals on Wheels. Si puede dedicar un par de horas al mes, comuníquese con los ministerios locales para personas confinadas, con el fin de ver cómo su familia podría ayudar con las entregas de comestibles o llevar y compartir una comida con un vecino adulto mayor.


Recuerde que compartir alimentos es más que solo satisfacer las necesidades materiales inmediatas de alguien: se trata de compartir tiempo, consideración y la creencia en la dignidad humana de otra persona. Todos debemos comer; Jesús nos llama a ayudar en nuestra necesidad común y alimentar a los hambrientos, y hay tantas maneras de cumplir ese mandato como familias.


Elizabeth Hansen y su esposo, Luke, crían a sus cuatro hijos en Lansing, donde asisten a la parroquia de Resurrection.

Read this article in English! (Versión en ingles)