Share this story

Escuelas Católicas: Un Legado Para Todos

By El Padre Fabio Refosco | Foto De Deirdre C. Mays

Escuelas Católicas: Un Legado Para Todos

Al crecer, mis años académicos tuvieron una combinación de educación católica y pública, o como llamaríamos hoy- mezclado. Desde mi tiempo en el jardín de infancia hasta la escuela secundaria, asistí a la escuela católica por las mañanas y me inscribí en deportes públicos y cursos de enriquecimiento por las tardes. Es decir, experimenté toda mi vida académica en entornos educativos antagónicos, imbuida de amigos, desde los más ricos hasta los menos afortunados. 

Hace diez años, me encontré enseñando un curso electivo a estudiantes de sexto grado en la escuela St. Anne, en Rock Hill. No era una materia básica con un plan de estudios formal, pero, como todos los cursos opcionales, ese curso ayudó a los estudiantes a descubrir sus fortalezas, brindándoles oportunidades para expandir sus habilidades e intereses. Disfruté ese tiempo en el aula y me sumergí en la experiencia de observar de primera mano el desarrollo de los estudiantes en clases llenas de creatividad y diversión.

En ambas etapas de mi vida, primero como estudiante y luego como maestro, me sentí abrumado por la gratitud y por la profundidad de la fe que adquirí. Como estudiante, más tarde en la vida, por supuesto, realmente aprecié las reglas estrictas que mantuvieron mi enfoque en Dios, nuestro señor. Como maestro, reconocí y entendí las razones detrás de escena, y, especialmente, la pasión que motivó a todos mis instructores a transmitir tan grande conocimiento de cómo permanecer en el camino que conduce al cielo.

Mi desafío ahora es transmitir los beneficios y resultados que ha generado mi vida educativa, enriquecida por mi reflexión como estudiante y como maestro. Hacer hincapié en mi vocación en la vida sería un error. El sacerdocio es mi vocación, mi respuesta al constante llamado de Dios. Mi visión de la fuente inagotable de la presencia eterna de Dios en todas partes y en cada ser humano es, quizás, el mejor atributo adquirido a lo largo de mi educación pluralista que tuve.

En la educación católica, se enseña a un niño en todas las dimensiones humanas a convertirse en el sostén efectivo de la bondad y la santidad en cualquier cultura y sociedad. La Educación Católica, por tanto, no es una mercancía de la élite ni exclusiva de los cristianos, sino ofrecida, abierta y accesible a todos en la medida en que acepten el tesoro invaluable del estilo de vida “católico”. El Papa Francisco, en la Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium lo expresa así: “Las Escuelas Católicas, que siempre se esfuerzan por unir su labor educativo con el anuncio explícito del Evangelio, son un recurso muy valioso para la evangelización de la cultura” (EG, 134).

Me gustaría concluir diciendo que fui testigo de las luchas que algunos de mis amigos soportaron en la vida, simplemente por lo que no recibieron en su educación. Complementando el papel de mis padres en mi niñez, mis años en la escuela católica agregaron atributos indispensables en creatividad, habilidad lingüística, habilidades críticas y analíticas, compromiso y respeto por todas las personas, y, en particular, reverencia por la vida y todos los seres vivos. No se debe escatimar esfuerzos para garantizar que cualquier niño sea parte de este legado católico - la Escuela Católica - un santuario de educación donde Cristo es el centro, iluminandonos e inspirándonos.


El padre oratoriano Fabio Refosco, VF, es el capellán de la escuela St. Anne, en Rock Hill, y párroco de la iglesia St. Philip Neri, en Fort Mill.