Share this story


By Steve and Bridget Patton | Foto Por Getty Images/Blue Planet Studio | July August 2022

Ella dice: Pensé que dejaría de jugar videojuegos después de que nos casáramos

Los videojuegos parecen consumirlo

 

Él dice: Ella sabe que así me relajo y paso tiempo con mis amigos

Además, no tiene nada de malo


 

No es raro que las personas comprometidas tengan la esperanza de que “las cosas serán diferente una vez que nos casemos”.

De alguna manera, este tipo de esperanza está bien fundada: Las cosas serán diferentes. Cuando un hombre y una mujer se casan: 1) Se comprometen a hacer algo diferente: amarse plena, fiel y exclusivamente hasta la muerte; 2) Se convierten en algo diferente – una “unión de una sola carne”; y 3) Reciben algo diferente – nuevas gracias sacramentales de Dios.

Pero claro, esto no quiere decir que los comportamientos de tu nueva pareja, que antes te molestaban, vayan a desaparecer después de la boda. De hecho, podrían empeorar. Si bien es cierto que “el amor cubre todos los pecados” (1 P 4, 8), también es cierto que el matrimonio los descubre todos.

¿Entonces, qué es lo que hay que hacer? Primero, no se castiguen a ustedes mismos. Este es un problema de adaptación del matrimonio prematuro.

Ya sea que hablaran sobre el tema de los juegos antes de casarse, no es tan importante como averiguar ahora, juntos, qué van a hacer al respecto.

Luego, lleguen a la raíz, siendo completamente honestos entre ustedes y con ustedes mismos.

Para ella: ¿Por qué realmente quieres que deje de jugar videojuegos? Si es principalmente porque piensas que es una pérdida de tiempo tonta e inmadura, podrías hacer todo lo posible por dejarlo pasar. Mientras sus comportamientos no sean pecaminosos, los cónyuges tienen derecho a tener sus propias, e incluso peculiares, formas de relajarse. Pero, si crees que su juego lo absorbe tanto que le impide estar completamente presente y disponible para ti, ese es un asunto diferente y más serio.

Para él: Si ella sinceramente lo ve como lo último, entonces debes escuchar, hablar sobre ello y estar listo para hacer algunos cambios. Estás casado ahora y eso significa dar la totalidad de ti mismo a tu esposa, así como recibir recíprocamente la totalidad de ella. Y no puedes entregarte por completo, si no estás primero en plena posesión de ti mismo. Los comportamientos adictivos/compulsivos de cualquier tipo, incluso si no son ilegales o pecaminosos y pueden tener algunos beneficios secundarios como la relajación, pueden obstaculizar tu capacidad de amar plenamente y, por lo tanto, ser tóxicos para tu matrimonio.