Share this story

He Says: I Don’t Want Her Brother to Babysit

By Steve and Bridget Patton | Imagen Por Getty Images/kupicoo/E+ | June 2022

Él dice: No quiero que su hermano cuide a nuestros hijos

Usa lenguaje obsceno y lleva una vida de fiesta, es una mala influencia.

 

Ella dice: Él está dispuesto a cuidar a los niños.

No quiero rechazar a mi hermano cuando se ofrece a ayudar.


 

Que el cuidado de los niños funcione depende principalmente de la buena voluntad y adaptabilidad de su hermano (cuñado).

La mayoría de la gente entiende que un lenguaje que podría estar bien en un entorno puede no estarlo en otro. Incluso los tipos rudos saben que hay una diferencia entre cómo hablan en un bar y cómo hablan, o al menos cómo se espera que hablen, en una iglesia, en un entorno de trabajo o cuando están rodeados de niños.

Las preguntas críticas que debe hacer son las siguientes: 1) ¿Está de acuerdo en que parte de su lenguaje puede ser inapropiado cuando está con sus hijos? 2) ¿Es capaz de controlarlo? 3) ¿Está dispuesto a controlarlo?

Si bien sería ideal si él ofreciera un sólido “sí” a la pregunta #1, no sería necesariamente un factor decisivo si no lo hiciera. Sus valores no se alinean precisamente con los suyos. Lo que importa son la #2 y la #3. Un "no" a cualquiera de las dos, de él o de su instinto, sería su respuesta allí mismo.

Mantener a sus hijos seguros está absolutamente por encima de proteger los sentimientos de su hermano o de una salida nocturna.

Es lo mismo con su estilo de vida fiestero. Tendría que estar dispuesto y ser capaz de nunca exponer a sus hijos a actividades o entornos que considere moralmente comprometidos, lo que podría incluir que no los lleve a su casa.

Tenga una conversación abierta y amorosa con él. Asegúrele que quiere que sus hijos estén conectados con su tío, que no se trata de juzgarlo, sino de protegerlos. Invítelo a salidas familiares para probarlo. Si por amor a sus hijos muestra que está dispuesto y es capaz de cumplir con sus límites y valores, incluso si admite que no es el ejemplo perfecto para ellos, entonces el cuidado de los niños podría funcionar.

Y quién sabe, la bondad de su familia hacia él y la pureza de sus intenciones podrían ser un camino hacia su conversión.


Steve y Bridget Patton tienen maestrías en teología y consejería, también sirven como ministros de vida familiar en la Diócesis de Sacramento.