Witnessing to Loved Ones

Dar testimonio de los seres queridos

A menudo, cuando pensamos en la misión, alzamos nuestros ojos y examinamos el horizonte, imaginando a la persona hipotética que necesita desesperadamente encontrarse con Jesús. Entendemos que, algún día, en algún lugar, podríamos necesitar compartir nuestra fe con un total extraño, y nos consuela que, cuando llegue el momento, estaremos listos. Como discípulos, sabemos que somos enviados, comisionados e invitados a participar en la obra salvadora de Cristo, también sabemos que nuestras vidas deben modelar y reflejar la verdad de lo que creemos. Sin embargo, a menudo separamos estas demandas celestiales de las personas que Dios ha puesto directamente debajo de nuestras narices. Es fácil soñar con compartir el Evangelio con la persona sin rostro, sin nombre, imaginaria; es mucho más complicado cuando la persona es tu hermano, hermana, primo o amigo cercano.

Teniendo en cuenta los recientes estudios estadísticos que demuestran una fuerte disminución en la asistencia a Misa y creencia en elementos críticos de la fe, es razonable suponer que todos los que están leyendo este artículo tienen al menos una relación cercana con alguien que ha dejado la Iglesia. Mientras nos duele el corazón por verlos regresar, ¡aquí hay cuatro palabras para inspirarte y equiparte para hacer algo al respecto!

Oración: Toda evangelización y misión comienza con clamar a Dios en nombre de aquellos a quienes estamos tratando de alcanzar. Sé brutalmente honesto con Jesús sobre lo que quieres que suceda y cómo te sientes al respecto. Pasa tanto tiempo con Él como sea posible, porque cuanto más transformes tu corazón, más verán sus seres queridos la diferencia que hace.

Personal: Cuando estés en una misión con tus seres queridos, mantenla simple y concéntrate en lo que Dios ha hecho por ti. No te preocupes por tener todas las respuestas. Cuando sea el momento adecuado, comparte cómo has llegado a creer y por qué es importante para ti. Lo único que no pueden discutir es tu historia.

Paciencia: Compartir el Evangelio con tu familia es una maratón, no una carrera de velocidad. El testimonio coherente, a largo plazo y auténtico de tu vida hará más que la mayoría de las palabras que digas. Ellos conocen tu historia, así que sé paciente con la de ellos y deja que el Señor obre en su tiempo, no en el tuyo.

Doloroso: Prepárate para que te duela. Pueden decir y hacer cosas que te hieren profundamente. Es posible que te insulten, se burlen o te rechacen. Recuerda, Jesús dijo que esto sucedería, así que ofrécele el dolor y presiona más profundamente en su corazón herido. Él murió por ellos, así que necesitamos tomar nuestras cruces.

Comienza hoy pidiéndole al Espíritu Santo que ponga en tu corazón a una persona a la que está preparando para recibir tu invitación. Nuestro trabajo es demostrar nuestra fe a través del amor, santidad, testimonio y audacia. Deja que el Espíritu Santo haga el resto.