How Can Families Practice the Works of Mercy?

By Elizabeth Hansen | Foto Por Getty Images/LumiNola | September 2022

¿Cómo pueden las familias practicar las obras de misericordia?

Vestir al desnudo

“Porque tuve hambre, y ustedes me dieron de comer; tuve sed, y me dieron de beber; estaba de paso, y me alojaron; desnudo, y me vistieron; enfermo, y me visitaron; preso, y me vinieron a ver”. (Mt 25, 35-36)

Las poderosas palabras de Jesús en el Evangelio de Mateo forman la base de la lista tradicional de las obras de misericordia. Cuando se trata de satisfacer las necesidades físicas, el Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica enumera las siguientes acciones como obras de misericordia corporales:

  • Dar de comer al hambriento
  • Dar de beber al sediento
  • Vestir al desnudo
  • Dar posada al peregrino
  • Visitar y cuidar a los enfermos
  • Redimir al cautivo
  • Enterrar a los muertos

¿Cómo pueden las familias vivir esto? Especialmente con niños pequeños, el trabajo caritativo puede ser desalentador, pero no imposible. Las obras de misericordia se verán diferentes para cada familia. Sin embargo, si desea introducir a sus hijos en actos de caridad fuera del hogar, tal vez estas ideas puedan ser un suave empujón para salir como Iglesia doméstica y buscar el encuentro con los necesitados.


Afirmar la dignidad vistiendo al desnudo

Un bebé recién nacido que es envuelto, momentos después de su nacimiento; un mendigo al borde del camino, cubierto con la mitad del manto de San Martín de Tours (faithmag.com/st-martin-tours); un escolar que finalmente reemplaza una delgada chaqueta de otoño por un nuevo abrigo de invierno. Todas las obras de misericordia abordan una necesidad humana fundamental, pero “vestir al desnudo” nos encuentra en uno de nuestros estados más vulnerables.

Ya sea vistiendo a otra persona (a un niño pequeño o como un cuidador) o proporcionando ropa, incluso sábanas, a alguien que lo necesite, es un acto que protege y afirma la dignidad de una persona. Vestir al desnudo es dar cobijo y seguridad. Quiere decir que eres digno de protección y de que los demás te traten con dignidad.


¿Cómo puede ser esto para las familias?

  • Dedica una tarde a preparar bolsas Ziploc grandes para las personas sin hogar, especialmente cuando empiece a llegar el frío. Este puede ser un proyecto divertido, al estilo de una cadena de montaje para niños pequeños. Incluso funciona como una actividad, si necesita mantener las pequeñas manos ocupadas durante las oraciones familiares (intente rezar un par de decenas del Rosario para las personas que recibirán las bolsas). Los calcetines nuevos y cálidos suelen ser un artículo codiciado.
  • Si tu comunidad tiene un armario para necesidades personales, ropa de cama o vestimenta, los niños pueden ayudar a organizar donaciones o doblar toallas.
  • Las necesidades de lavandería se pasan por alto fácilmente. Presta atención en quién de tu círculo podría tener dificultades para lavar la ropa -un vecino anciano con escaleras en el sótano o una familia en un apartamento que depende de máquinas compartidas o una lavandería automática-, y considera ofrecer tanto tu lavadora como secadora en un día particular de la semana. Los refugios pequeños a menudo necesitan voluntarios para lavar la ropa de cama. Tu familia podría recoger un par de cargas al mes y hacerlo en casa. Enseñe a tus hijos a doblar las temidas sábanas bajeras y orar por las personas que las usarán esa noche.
  • ¿Tu comunidad sirve a los refugiados? Las personas que huyen de su país de origen a menudo no están preparadas para el clima frío que les espera en gran parte de los Estados Unidos. Aprovecha el otoño y recolecta tanto ropa como accesorios de invierno.
  • Los centros de recursos para el embarazo suelen pedir ropa y pañales para bebés, especialmente de tallas más grandes. Involucra a tus hijos en la organización de un baby shower para una futura madre necesitada. Esto podría ser un esfuerzo grupal en el que se unan varias familias.

Finalmente, ora sobre cómo Dios podría invitar a tu familia a vestir a los desnudos que están en sus vidas. ¿Quién está luchando en su vulnerabilidad con necesidades básicas como ropa y productos de higiene? ¿Quién necesita ser envuelto en dignidad y que se le recuerde que es digno de amor y respeto? Pregúntales a tus hijos qué piensan: como saben los padres, los niños suelen ser los más observadores y pueden proporcionar la respuesta a esa oración.


Elizabeth Hansen y su esposo, Luke, crían a sus cuatro hijos en Lansing, donde asisten a la parroquia de Resurrection.