Share this story

Bearing Loss Together – With Christ and in Community

By Laurel Hilliker | Imágenes de Getty Images/PeopleImages

Soportando la Pérdida Juntos – Con Cristo y en Comunidad

“Ayúdense Unos a Otros. Esto es lo Que Jesús Nos Enseña”. Papa Francisco (2013)

Pasar por el proceso de duelo, después de la muerte de un ser querido, tiene un gran componente social. Aunque vivimos en una sociedad en la que se valora mucho el individualismo y es necesario un poco de duelo en aislamiento, hacerlo demasiado es increíblemente solitario y doloroso. Saber que nuestro Dios está a nuestro lado es un consuelo, pero también estamos programados para la conexión humana. ¿Cómo ayudamos a otros a soportar la pérdida?

Reconozca y agradezca la pérdida. Esta requiere de nuestra atención y la gente necesita nuestra compasión. Preséntese para apoyar a los dolientes. En nuestro frenético regreso de la pandemia, muchos de nosotros estamos tratando de recuperar el tiempo perdido y hemos llenado nuestras vidas. Los deudos recordarán a quienes asistieron a los servicios y a quienes se acercaron a través de tarjetas, cartas, llamadas telefónicas, mensajes de texto, etc., en los meses y años posteriores a la muerte. También recordarán a los que se mantuvieron distantes, así como a los que estuvieron presentes y sin juzgarlos.

Recuérdeles a los afligidos que usted está ahí para ellos. Entonces, esté allí. Deje de lado las reservas sobre qué decir o hacer. Se valorará su presencia tranquila y testimonio de dolor. Me pidieron que “estuviera allí” para una madre devastada que perdió a su hija adulta repentinamente, en 2020. No quería “hablar” ni “estar” con nadie; sin embargo, estaba dispuesta a enviar mensajes de texto. Hablo con ella con frecuencia, nunca le doy consejos, solo un simple mensaje, una foto o un meme reconfortante. Sus respuestas incluyen relatos terriblemente dolorosos de recuerdos de su dulce hija, una persona con discapacidades. Un día, leí la historia de una mujer en duelo y sentí que podría identificarse con ella. Hice una oración rápida y luego envié la historia por mensaje. Su respuesta fue oportuna: "No tienes idea de cuántas veces me has sacado del borde de la decisión final". Nuestro apoyo puede salvar vidas.

Recuerde al difunto. No tenga miedo de usar su nombre, ya que la mayoría de los dolientes aprecian el gesto. Visite la parroquia de la familia y solicite una Misa por el alma del difunto. Recuerde con los dolientes a la persona que murió y sugiera formas en las que todos ustedes puedan integrar sus buenas cualidades en sus propias vidas.

Como seguidores de Cristo, estamos llamados a sobrellevar la pérdida juntos, con él y en comunidad. Al reconocer la pérdida, estar ahí para los afligidos y recordar a los fallecidos, podemos brindar apoyo, fortalecer los lazos comunitarios y ayudarnos unos a otros, como Jesús nos enseñó.

La pérdida necesita nuestra atención y la gente necesita nuestra compasión.


Laurel Hilliker tiene un doctorado en sociología, con una especialización de investigación en estudios de duelo, junto con una certificación en tanatología. Enseña en la Universidad de Michigan-Flint y es propietaria de Bearing Loss: Grief Education and Consulting, LLC.