By Pete Burak | Imagen Por Getty Images/jammydesign | December 2022

Responder al don del nacimiento de Cristo

A mi esposa y a mí nos encanta darles regalos de Navidad a los niños. El tiempo dedicado a planificar, comprar, envolver y recopilar vale la pena por los preciosos momentos de deleite cuando ven los regalos, los abren ferozmente y, al menos cuando eran pequeños, ¡se distraen por completo con la caja! En la primera Navidad, Dios Padre dio el primer regalo de Navidad: su propio Hijo. Jesús, el más preciado de todos los regalos para la humanidad, fue entregado a un mundo que consistentemente fallaría en reconocer quién es Él realmente. Y, sin embargo, tanto el don de la encarnación como la misión salvadora de Cristo nunca caducan, además, permanecen disponibles y convincentes para cualquiera que decida responder a la gracia de Dios y creer.

Jesús es el mejor regalo que se sigue dando. Sin embargo, para recibir y vivir verdaderamente el don tanto de su salvación como libertad, pide todo a cambio. Recuerda le ordenó al joven rico que vendiera todo y lo siguiera. Jesús nos sorprende cuando dice que cualquiera que ama a su padre o a su madre más que a él, no es digno de él. ¡Confunde cuando declara que cualquiera que desee salvar su vida la perderá, pero cualquiera que pierda su vida por causa de Jesús la encontrará! Se nos dice que es sabio vender todo para comprar el campo que contiene la perla de gran precio.

El llamado de Dios al discipulado siempre incluye un costo más allá de lo que elegimos y una recompensa más allá de nuestra comprensión.

No tenemos la oportunidad de los Reyes Magos de demostrar nuestra adoración y compromiso al emprender un viaje épico para entregar costosos regalos al recién nacido Jesús. Pero tenemos la misma invitación a responder al don trascendente del nacimiento de Cristo con una ofrenda a él. Jesús no necesita más oro ni más incienso; anhela más amigos. Él no quiere mirra; quiere nuestros corazones.

El Padre no se cansa de señalar el don de su Hijo y, si quieres una señal de la emoción del cielo por el original regalo de Navidad, recuerda lo que vivieron los pastores aquella noche gloriosa: “Una multitud del ejército celestial, que alababa a Dios, diciendo: ‘¡Gloria a Dios en las alturas’” (Lc 2, 13-14) En este tiempo de Adviento y Navidad, apóyate con Jesús, acuéstate con él en el pesebre y recibe el don extraordinario que el Padre pasó toda la eternidad preparando para ti.


Pete Burak es el director de i.d.9:16, el programa de alcance a jóvenes adultos de Renewal Ministries. Tiene una maestría en teología y es un orador frecuente sobre evangelización y discipulado.

Read this article in English! (Versión en ingles)