Share this story


By Theresa Stratford | Foto Por Doug Deas | June 2022

Obispo Jacques

Hacer la obra de Dios de forma correcta

Cuando el nuevo obispo Jacques FabreJeune, CS, piensa en lo que le impulsó a hacerse sacerdote en primer lugar, se destacan dos hechos.

Recuerdo exactamente lo que mi madre dijo cuando le dije que iba a ser sacerdote a principios de los años ochenta. Me dijo: ‘Si vas a hacerlo, hazlo bien. Hazlo de la manera correcta’. Esas palabras siempre me quedaron grabadas”, explicó.

Y luego fue el otoño pasado cuando visitaba a una congregación de inmigrantes y refugiados con un grupo de Padres Scalabrinianos.

“Uno de los sacerdotes me abrazó dos veces y me dijo: ‘No digas que no a la Madre Iglesia’. Ahora sé lo que él quería decir”.

“No digas que no” y “hazlo de la manera correcta” corrieron a través de la mente del obispo Fabre cuando recibió el llamado a ser el obispo de la Diócesis de Charleston. “Tuve que sentarme durante cinco minutos”.

El obispo Fabre nació el 13 de noviembre de 1955, en Puerto Príncipe, Haití. Proviene de una familia de seis hijos —tres niños y tres niñas— y sus padres. Su madre tuvo que dejar la familia durante cuatro años cuando estaba creciendo para que pudiera establecerse en los Estados Unidos. El obispo Fabre dijo que su hermana mayor, que tenía sólo 18 años, se ocupó de él y de todos los hermanos.

El obispo Fabre se reuniría más tarde con su madre en Brooklyn, Nueva York, donde asistió a la escuela secundaria y completó su educación.

Mientras el obispo Fabre estaba en la universidad, ocurrió otro evento que cambiaría para siempre la dirección de su vida.

UN NUEVO CAMINO

Estaba estudiando para ser ingeniero.

“Un día, estaba tomando un examen y no podía entender las preguntas. De repente oí un ruido fuerte. El profesor había tirado algo al suelo, y dijo: “Si quieres hacerlo bien, ¡tienes que venderte a ti mismo!”. No dejaba de pensar en ello: “venderse a sí mismo”; y supo que estaba en el camino equivocado. Cuando llamé a mi madre y le dije: ‘¿Qué estoy haciendo? He querido ser sacerdote desde que tenía 13 años’”.

El obispo Fabre ingresó en los Misioneros de San Carlos Borromeo, o Padres Scalabrinianos, y profesó sus votos en 1982. Se ordenó cuatro años después, en octubre de 1986, en Brooklyn.

Explicó que inicialmente estuvo asignado a la Iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe en Immokalee, Florida, de 1986 a 1990. Durante los últimos 36 años, ha servido en Delray Beach, Florida, Colombia, Cuba (en Guantánamo), la República Dominicana, y Roma. Él estaba sirviendo en Forest Park, Georgia, en la Misión de San Felipe de Jesús cuando recibió el llamado del Nuncio Apostólico a ser obispo.

Hablando cinco idiomas, el obispo Fabre domina el francés y el español, lo que le ha permitido conectar con una gran variedad de personas, algo que lo lleva en su corazón.

Sus raíces haitianas seguirán siendo una gran parte de lo que es. Dijo que a su cultura le gusta bailar y hacer fiestas, y cuando le preguntaron cuál era su música favorita, el obispo Fabre respondió: “Lo bailo todo. Me encanta la música”. Cuando se le preguntó sobre su comida favorita, se rio y dijo, “¡lo que esté en el menú!”.

Cuando se trata de ser elegido para hacer la obra de Dios, el obispo Fabre describe su estilo ministerial como no-prejuicioso. Él dijo que ve a la humanidad en todos.

“Todos tenemos dones”, dijo el obispo. “Sólo tenemos que reconocer nuestros talentos”.

PRIMEROS — SIN ENCASILLAR

Por ello, el obispo Fabre evita que se le llame “el primero” de algo.

“No me gusta ningún título porque puede encasillarme. Primer haitiano, primer negro, pero ¿qué significa? Puede que te ponga en una caja, y odio que me encasillen. Creo que es interesante, porque es historia, y eso significa que estamos avanzando para tener a una persona de un país diferente, un idioma diferente, siendo parte de la jerarquía”, dijo. “Es un progreso enorme, pero a partir de ahí debemos dejarlo así y vernos como personas con una misma historia, así que voy a formar parte de esa historia”.

Está deseando aprender más sobre la Diócesis de Charleston y dijo que su esperanza es ser aceptado.

“Mi esperanza es continuar con lo que Dios me pide como persona de mis dones y ponerlo al servicio de la diócesis y, por supuesto, que me acepten”, dijo. “Eso es un reto para todos nosotros”.

El obispo Fabre dijo que espera llegar a los jóvenes. “Creo que se ha dejado de lado a los jóvenes. Tengo la impresión de que hemos perdido dos generaciones. Quiero recuperar la juventud”.

También espera apoyar a los sacerdotes y hermanas en su trabajo y misiones. Y, naturalmente, dijo que apoyará a los inmigrantes y refugiados. El enfoque de la orden scalabriniana siempre ha sido el ministerio de alcance a los inmigrantes y refugiados.

El obispo Fabre dijo que apoyará de todo corazón la Carta para la Protección de los Niños y los Jóvenes, que celebra su 20º año en Carolina del Sur.

“Cuando se hace daño a un niño, es para siempre”, dijo. “La gente debería sentirse siempre segura en su iglesia. Se supone que es un entorno seguro y cariñoso. Sí, quiero seguir en esa dirección. La Iglesia ha cometido muchos errores, pero ahora tenemos una mejor comprensión”.

Concluyó la entrevista hablando de la vida. “Debemos apoyar la vida, ya sea con los no nacidos o la pena capital. Como cristianos, debemos mantener siempre la vida”.

El obispo Fabre dijo que está entusiasmado por conocer la Diócesis de Charleston, cada parroquia, ya sea grande o pequeña, y con todas nuestras diferencias. Su plan es que formemos juntos una visión para evangelizar el Estado del Palmetto como una familia.


Theresa Stratford es una reportera independiente de The Catholic Miscellany. Envíele un correo electrónico a tmmart89@gmail.com.