Share this story

Keeping God and Balance in the Family Business

By Jim Berlucchi | Imagen de Getty Images/SDI Productions

Manteniendo a Dios y el Equilibrio en el Negocio Familiar

Trabajo y Matrimonio, Matrimonio y Trabajo – Van Unidos Como Caballo y Carruaje.

¿Recuerdan esa canción vieja? De acuerdo, tal vez fue AMOR y matrimonio, pero aquí está el punto: los negocios y la familia no tienen por qué oponerse. Solo mantenga uno primero. Sin la familia, no hay negocio. Pero sin el negocio, todavía hay familia. Es mejor perder el negocio que perder a la familia. Después de todo, ¿de qué le sirve a una familia ganar el mundo entero, pero perder su alma?

Primero, mida su fuerza. Muchas familias encuentran que hacer negocios juntos es una gran ventaja. Se ven más y comparten una causa común. Se enfrentan a desafíos comunes y disfrutan de beneficios comunes. Si sus valores familiares son fuertes, se vuelven aún más.

Por otro lado … la familia que trabaja junta sufre peculiaridades juntas. Los negocios están llenos de problemas, y estos afectan las relaciones. Si sus valores familiares son débiles, se debilitarán más, semana tras semana.

En segundo lugar, preste atención al equilibrio. Es natural que el trabajo se extienda a la vida familiar. Pero que todo sea trabajo y haya ausencia de diversión, hacen de la familia un clan aburrido. ¿Tienen comidas familiares juntos? ¿La conversación es amplia? ¿Se recrean juntos? ¿Se llevan bien los hermanos y los padres? En caso afirmativo, probablemente esté en buen equilibrio. Si la respuesta es "no", es posible que esté fuera de balance. Los negocios pueden colocar a la familia en un segundo lugar y en un estado desfavorable.

En tercer lugar, jefe/a, tenga cuidado. El jefe o la jefa (quienquiera que sea), generalmente se preocupa más por el negocio. Sus pensamientos y su tiempo pueden fácilmente salirse de la normalidad. Esté atento al enfoque empresarial excesivo.

Por último, rece. Conozca el adagio sobre las familias que rezan juntas. También funciona para empresas. He consultado con varias empresas cuyos miembros oran juntos. La oración es la cuestión principal que no puede dañar a la otra cuestión principal.


Jim Berlucchi es fundador de la consultora Cardinal Leadership.