Share this story

“En la vejez seguirán dando fruto”

By El personal de Catholic News Agency

“En la vejez seguirán dando fruto”

El Vaticano ofrece indulgencia plenaria para visitar a las personas mayores en el Día de los Abuelos

El Vaticano anunció el 30 de mayo que los católicos podrán obtener una indulgencia plenaria visitando a una persona mayor en la segunda Jornada Mundial de los Abuelos y de los Mayores.

El decreto, emitido por la Penitenciaría Apostólica, decía que la indulgencia está disponible “a los fieles que dedican tiempo suficiente para visitar, en presencia o virtualmente, a través de los medios de comunicación, a sus hermanos y hermanas mayores necesitados o en dificultad”.

La indulgencia también puede ser ganada por los católicos presentes en una solemne conmemoración del evento anual por el Papa Francisco ese día o en celebraciones alrededor del mundo.

La indulgencia es definida por el Catecismo de la Iglesia Católica como “una remisión ante Dios de la pena temporal debida por los pecados cuya culpa ya ha sido perdonada”. Esta indulgencia estará disponible bajo las condiciones usuales de confesión, santa comunión y oración de acuerdo con las intenciones del Papa.

El nuevo decreto fue firmado por el Cardenal Mayor Penitenciario Mauro Piacenza y el padre Regente Krzysztof Nykiel.

“También se puede conceder la indulgencia plenaria, siempre que se aparten de cualquier pecado y con la intención de cumplir las tres condiciones habituales lo antes posible”, el decreto dice, “a los ancianos enfermos y a todos aquellos que, incapaces de abandonar sus hogares por una razón seria, se unirán espiritualmente con los servicios sagrados de la Jornada Mundial, ofreciendo al Dios Misericordioso sus oraciones, y los dolores y sufrimientos de sus vidas, especialmente mientras las palabras del Sumo Pontífice y las diversas celebraciones se difunden a través de los medios de comunicación”.

El Papa Francisco estableció la conmemoración en enero de 2021. El día cae anualmente en el cuarto domingo de julio, en o cerca de la fiesta del 26 de julio de Santos Ana y Joaquín, los abuelos de Jesús.

El Vaticano dio a conocer el tema de la segunda Jornada Mundial de los Abuelos y de los Mayores en febrero. Está tomado del Salmo 92,15: “En la vejez seguirán dando fruto”.

En el mensaje del Papa de este año, que fue lanzado el 10 de mayo, instó a las personas mayores a no desesperar por su fragilidad, sino a abrazar “una nueva misión” de cuidar a otros en un mundo desgarrado por el conflicto.

“La vejez no es hora de abandonar y bajar las velas, sino de una temporada de fecundidad duradera: una nueva misión nos espera y nos pide mirar hacia el futuro”, escribió en el mensaje.

El Pontífice de 85 años, que ha hecho apariciones públicas en una silla de ruedas desde mayo debido al dolor de rodilla, ha destacado la importancia del cuidado y respeto por las personas mayores a lo largo de su pontificado.

El decreto de la Penitenciaría Apostólica concluyó con un llamamiento a los sacerdotes.

“Para que esta oportunidad de alcanzar la gracia divina por medio del poder de las llaves de la Iglesia se realice más fácilmente a través de la caridad pastoral, esta Penitenciaría pide firmemente a los sacerdotes, equipados con las facultades adecuadas para escuchar confesiones, para ponerse a disposición con un espíritu listo y generoso para la celebración del Sacramento de la Penitencia”, dijo.