Share this story


By Steve and Bridget Patton | Imagen Por Getty Images/laflor | December 2022

Él y ella dicen: Tenemos miedo de ir a casa de cualquiera de nuestras familias para las vacaciones.

Sabemos que tendremos que lidiar con el entrometimiento de ambos padres, especialmente acerca de cuándo y dónde vamos a "establecernos" e insinuar cuánto anhelan ser abuelos.


Alégrense de sentir este malestar; significa que su matrimonio es saludable. Lamentablemente, otras parejas, y no solo los recién casados, sufren por no proteger su espacio de pareja de los enredos y las influencias de sus familias de origen. Para encontrar una solución, comience por la gratitud.

De acuerdo, hay algo de interés propio en la intrusión de sus padres, pero en el fondo, ellos quieren cosas buenas para ustedes: estabilidad e hijos. De hecho, por muy grande que sea su matrimonio, un regalo aún mayor puede estar por venir: “Los hijos son el don más excelente del matrimonio y contribuyen mucho al bien de sus mismos padres”. (CIC 1652)

Luego, por respeto a sus padres, corran el riesgo de expresarles esta gratitud. San Pablo ensalza los beneficios del Cuarto Mandamiento: “Honra a tu padre y a tu madre”.

Este es el primer mandamiento con promesa, “para que seas feliz y tengas una larga vida en la tierra”. (Ef 6, 2-3)

A continuación, después de haber expresado su aprecio y respeto por ellos, expresen, gentilmente, su deseo de ser apreciados y respetados por ellos. Es decir, sería útil que ambos grupos de padres apreciaran que son adultos responsables y que respetaran lo que desean y, de hecho, necesitan tomar decisiones de vida importantes, así como muy personales por su cuenta. Además, háganles saber que, a pesar de sus buenas intenciones, cada vez que ofrecen su opinión no solicitada sobre las grandes decisiones de su vida, se sienten presionados.

Asegúrenles que los ha escuchado y, si es cierto, que comparten sus deseos subyacentes para su bien. Tal vez incluso asegúrenles que pueden acudir a ellos posteriormente para pedirles consejo. “Pero hasta que y a menos que lo hagamos, por favor absténganse”.

Podría ser útil acordar una forma amena de lidiar con estas situaciones, tal vez una frase divertida para señalar lo que percibes como un momento entrometido, algo como, “¡Mamá! ¡Luz roja!”

Finalmente, consideren quedarse en casa solo ustedes dos, al menos durante algunas vacaciones. Incluso si esto puede estar algo motivado, en cierto modo, por querer evitar el entrometimiento de sus padres, no es necesario que se lo comuniquen como tal. Más bien, háganlo con sinceridad para construir y fortalecer tanto los lazos como límites de su pareja. Eso por sí solo dirá mucho.


Steve and Bridget Patton tienen maestrías en teología y consejería, también sirven como ministros de vida familiar en la Diócesis de Sacramento.

Read this article in English! (Versión en ingles)