Share this story

Creando hogares católicos fuertes

By Sheri Wohlfert | Ilustración Por Getty Images/GreenTana/iStock/Getty Images Plus | May 2022

Creando hogares católicos fuertes

El hogar es donde se plantan y nutren las semillas del amor de Cristo. En una cultura que a menudo va en contra de los valores cristianos, la casa se convierte en el invernadero para el crecimiento de discípulos fuertes, prósperos y audaces, equipados con raíces sólidas que les permitan vivir sus vidas de acuerdo con el plan del Padre. Esta columna ofrecerá algunas ideas para crear hogares católicos que fomenten fuertes raíces de fe y discipulado.

Debido a que nuestra fe se extiende mucho más allá de la Misa dominical, como cristianos católicos estamos llamados a creer y ser signos visibles de Jesús en acción, todos los días de la semana. Esto comienza en el hogar. Si queremos que nuestra vida familiar fomenta estas fuertes raíces de fe, consideremos cómo podemos lograrlo.

Ver a Cristo en nuestros hogares

Casi todos los hogares tienen fotografías familiares; sirven como testigos de nuestra pertenencia. Son un recordatorio visual de "nuestra gente" y nuestro amor mutuo. Dado que debemos asegurarnos de que haya un recordatorio de quién nos ama más y a qué familia pertenecemos genuinamente, cada hogar católico necesita un crucifijo. Solía decirles a mis hijos que este mostraba la mayor historia de sacrificio y amor jamás conocida. En un día agotador, nos recuerda que el trabajo más duro ya se ha hecho. En un día solitario y decepcionante, nos recuerda que somos amados sin medida, y siempre nos da motivos para estar agradecidos. ¡La gratitud produce alegría, y nuestros hogares siempre pueden necesitar más alegría!

Los santos héroes deberían tener un lugar en nuestros hogares. Las imágenes o estatuas de santos nos recuerdan que tenemos una poderosa ayuda celestial esperando para interceder por nosotros. El mundo se apresura a poner modelos a seguir ante nuestros hijos, pero a menudo no los señalan hacia el cielo. Los santos no sólo interceden por nosotros y nos alientan hacia la santidad, sino que sus historias nos ofrecen esperanza, inspiración y dirección. Estas son historias que nuestros hijos necesitan escuchar.

Gran gracia y protección provienen de bendecir a tu familia diariamente con agua bendita. Los signos visibles de oración- como la Biblia, los libros de oración y rosarios- son excelentes recordatorios para incluir la oración familiar en nuestros días ocupados. Las versiones de estos recordatorios, adaptadas a la edad de cada persona, son ideales en cada dormitorio. Ver a los padres que leen las Escrituras y pasan un tiempo de silencio en oración, inspirará a los niños a pasar tiempo del mismo modo.

Escuchar a Cristo en nuestros hogares

Cualquier padre puede relacionarse con el sonido a veces agotador de "MAMÁ" o "PAPÁ", llamado una y otra vez como si estuviera repitiendo, pero ¿cuántas veces escuchamos el nombre de nuestro Padre celestial en nuestros hogares? Nos pedimos ayuda unos a otros, también derramamos nuestras frustraciones, éxitos y desafíos unos a otros, pero ¿nuestros hogares resuenan con el sonido de nuestro agradecimiento, nuestras necesidades y alegrías a Dios? No hay sonido más excelente en un hogar cristiano que el sonido de las voces que gritan el nombre de Jesús en oración y conversación.

El mundo cambiaría, si el sonido del nombre del Padre se pronunciara más a menudo. Orar antes de las comidas debe ser tan automático como tomar un tenedor. Escuchar las voces de la familia orando por la mañana y por la noche llena el hogar de gracia. Cuando nuestros hijos están inquietos y preocupados, la lectura pacífica de las Escrituras o la oración tranquila brindan un sueño más dulce y una mente más tranquila. Frases como “lo siento”, “te amo”, “por favor perdóname”, “gracias” y “Jesús, en ti confiamos” llenan nuestros corazones y oídos con el amor y la misericordia del Padre.

El mundo puede estar lleno de algunos sonidos feos, por lo que la verdad de Jesús y su amor eterno e incondicional por nosotros debe escucharse lo suficientemente alto y con la frecuencia precisa y adecuada para contrarrestar los ruidos que no son del Padre.


Sheri Wohlfert es maestra de escuela católica, oradora, escritora y fundadora de Joyful Words Ministries. Sheri bloguea en www.joyfulwords.org.