Catecismo Parte IV

By Pete Burak | Imagen Por Getty Images/alexey_ds/istock/Getty Images Plus | May 2022

Catecismo Parte IV

Oración Cristiana

¿Alguna vez tomaste el teléfono para llamar a tu cónyuge o amigo, y mientras marcabas su número, de alguna manera acabas de responder una llamada de ellos? Al principio, es desorientador y un poco extraño, pero luego, una tranquila sensación de satisfacción se apodera de ti, cuando te das cuenta de que estaban pensando en ti, exactamente en el mismo momento en que estabas pensando en ellos.

La parte 4 del Catecismo explora, en un lenguaje mucho más bello y profundo, la oración cristiana como una versión espiritual de este escenario. “Dios es quien primero llama al hombre. Olvide el hombre a su Creador o se esconda lejos de su faz, corra detrás de sus ídolos o acuse a la divinidad de haberlo abandonado, el Dios vivo y verdadero llama incansablemente a cada persona al encuentro misterioso de la oración. Esta iniciativa de amor del Dios fiel es siempre lo primero en la oración, la actitud del hombre es siempre una respuesta”. (CIC 2567)

Con demasiada frecuencia vemos la oración como algo que debemos iniciar, pero misteriosamente, la oración es nuestra participación y reconocimiento de algo que Dios ya está haciendo. La oración es menos saltar a un lago y más darse cuenta de que ya estás flotando río abajo.

“[Es] el primero en buscarnos y él que nos pide de beber. Jesús tiene sed, su petición llega desde las profundidades de Dios que nos desea. La oración, sepámoslo o no, es el encuentro de la sed de Dios y de la sed del hombre”. (2560)

¡Dios desea la unión con nosotros más que nosotros mismos! Piensa en las ramificaciones de esta realidad. Nuestras peticiones nunca molestan a Dios. Nuestra alabanza nunca es ignorada. Nuestro tiempo con Él nunca es "demasiado", "necesitado" o, como dicen los niños en estos días, "extra". Se deleita en cada mirada hacia Él, cada mención de Su nombre, cada reconocimiento de Su presencia. Sin embargo, Su magnífico e intensamente amoroso deseo por nosotros ilustra por qué nuestro rechazo a Sus esfuerzos y nuestra disposición a ignorar Su presencia es tan grave. Con demasiada frecuencia elegimos nuestros deseos, comodidad y compañía sobre el Dios infinito del Universo. Esto es trascendentemente injusto y tonto.

Sin embargo, no permita que esta comprensión lo lleve a la desesperación, porque la respuesta de Dios a nuestro rechazo es una búsqueda aún más apasionante. Al menor indicio de que nos volvemos hacia Él, Su gracia proporciona todo lo que necesitamos para reunirnos con Él. No hay razón, excusa o circunstancia que justifique ignorar a Dios. Recuerda, San Pablo nos dice, “Porque tengo la certeza de que ni la muerte ni la vida … ni ninguna otra criatura podrá separarnos jamás del amor de Dios, manifestado en Cristo Jesús, nuestro Señor”. (Rom 8, 38-39)

No compliques demasiado la oración. Comienza de nuevo a mirar a Jesús, pronuncia su nombre y escucha su voz. En última instancia, la oración es contestar el teléfono, ya que Dios siempre está en la línea.


Pete Burak es el director de i.d.9:16, el programa de alcance a jóvenes adultos de Renewal Ministries. Tiene una maestría en teología y es un orador frecuente sobre evangelización y discipulado.