Share this story

Caminando con las Madres Necesitadas

By Joey Reistroffer | Imagen Por Getty Images/UnitoneVector | August 2022

Caminando con las Madres Necesitadas

Algunos dicen que se necesita un pueblo para criar a un niño.

Annette Burgess cuenta con ello. Dice que hace falta una comunidad solidaria para ayudar a una mujer embarazada y asustada a traer a su bebé a este mundo y luego dar a esa joven familia la oportunidad de prosperar.

Burgess está en su tercer año dirigiendo Respeto a la Vida en la parroquia de Nuestra Señora del Rosario, en Greenville. Ahora, también encabeza un programa parroquial diseñado para echar una mano y ofrecer recursos a las mujeres embarazadas o a las nuevas madres que se sientan abrumadas. Se llama “Caminando con las madres necesitadas”.

“Estamos aquí si te sientes sola”, dijo Burgess. “Esto no es sólo para los embarazos inesperados. También es para las madres divorciadas y con dificultades. También queremos estar ahí para ellas”.

Ahora que el Tribunal Supremo de EE.UU. ha anulado Roe contra Wade,Burgess y los voluntarios se han puesto en marcha para acompañar a las madres embarazadas.

El equipo ha organizado una gruesa carpeta llena de recursos comunitarios útiles de toda la ciudad.

“Me sorprende la cantidad de bancos de alimentos que tenemos en Greenville”. Hay uno “casi todos los días de la semana”, dijo.

Esto incluye el banco de alimentos que la Misión de San Sebastián ofrece cada mañana entre semana.

Las mujeres hispanas de San Sebastián también se han ofrecido como voluntarias para ayudar a romper la barrera del idioma a las mujeres indocumentadas que necesitan una amiga y un apoyo.

Burgess dijo que consiguieron que las mujeres ayudaran a traducir y ayudarán a las mujeres a rellenar formularios para obtener beneficios cruciales, como el WIC para comprar productos esenciales como huevos, leche y fórmula.

“Medicaid es la primera puerta. Una vez que una mujer está en Medicaid, puede hacer que le paguen el parto. También tiene acceso gratuito a viajes para las citas médicas”, dijo Burgess.

Esos recursos dependen de ciertos niveles y necesidades financieras, añadió Burgess, pero nunca estarán disponibles a menos que las mujeres rellenen los formularios adecuados. Aquí es donde muchas mujeres necesitan ayuda, subrayó.

Otro recurso increíble, la Asociación Enfermera-Familia, empareja a las enfermeras con las futuras madres. El profesional médico se mantendrá en contacto con esa madre durante dos años, lo que puede aliviar la angustia y el miedo.

Y en eso consiste Caminar con las Madres Necesitadas.

“A medida que construyamos, vamos a hacer que se involucre más gente de la parroquia”, dijo Burgess.

Dijo que cualquiera podría “conocer a alguien que conozca a alguien” que pueda ofrecer ayuda específica.

Los contactos locales podrían resultar cruciales. Hay muchos servicios para mujeres embarazadas “que existen pero ellas no conocen”, dijo Burgess.

Por ejemplo, “40 Días por la Vida” organiza en primavera y otoño un baby shower para las futuras madres que han considerado el aborto pero han decidido quedarse con sus bebés, dijo Burgess. Sus regalos pueden incluir una cuna, ropa e incluso un cochecito de bebe o asiento de coche, algo que una nueva madre puede utilizar realmente, dijo.

La Diócesis de Charleston también tiene el Hogar de Santa Clara en el condado de Greenville. El hogar ofrece a las madres embarazadas o primerizas que atraviesan una crisis seguridad, crianza y habilidades para la vida y la oportunidad de ampliar su educación.

Los bebés ayudan a la gente a crecer, dijo Burgess. “No es hasta que tienen ese bebé que es como, ‘¡guau!’”.

Una mujer le dijo a Burgess que el nacimiento de su hija la inspiró a obtener su título y convertirse en enfermera.

“Pensé que era una bendición”, añadió Burgess, y quiere que otras experimenten ese mismo momento ¡guau!.

Y puede ocurrir en todo el estado si las parroquias adoptan el programa “Caminando con las Madres Necesitadas”.

“Dirígete a tu párroco y dile: ‘Esta es nuestra oportunidad de caminar y animar a los feligreses a unirse a nosotros’”, dijo Burgess.

Todo lo que se necesita es una comunidad solidaria que comparta sus recursos para acoger, y también para criar, a un niño.


PARA RECURSO So para iniciar un programa en su parroquia, visite walkingwithmoms.com/parish-resources.


Joseph Reistroffer es un escritor de larga trayectoria que imparte clases de educación religiosa en la parroquia San Pablo Apóstol de Spartanburg. Escríbele un correo electrónico a jrjoeyr@gmail.com.