Share this story


By Joey Reistroffer

Una visión y una promesa para la Eucaristía

La gente señala a la hermana Briege McKenna y afirma que tiene el don de la sanación. Sin embargo, la hermana difiere, señala la Eucaristía y dice que Jesús hace todo el trabajo. Ella es solo su instrumento.

“La Eucaristía nos trae el don de la Presencia Real”, dijo. “Jesús está vivo, en cuerpo, alma y divinidad”, y los sacerdotes nos traen el don de la Eucaristía. “No es posible hablar de la Eucaristía sin el sacerdocio”.

Sin embargo, ambos están siendo atacados hoy en día, dijo en la novena Conferencia Eucarística Mariana anual, en Greenville.

Dio un ejemplo de un sacerdote que se deprimió tanto que decidió renunciar, alejarse de su vocación. En ese momento, la hermana Briege daba clases a los alumnos de primer grado. Le dijo a su clase que el sacerdote estaba enfermo y que debían enviarle tarjetas para que se mejore.

Según la hermana Briege, una niña escribió: “Padre, si usted se enferma, ¿quién llevará la Eucaristía a toda la gente?”

El sacerdote llevó esa carta de recuperación a la hermana Briege y le dijo que había cambiado de opinión y que seguía con su vocación.

“Dios puede hacer cualquier cosa. Todo lo que necesita es nuestra cooperación”, dijo.

La hermana Briege dijo que tenemos que elevar a nuestros sacerdotes y apoyarlos.

“Hay tantos buenos sacerdotes que están muy desanimados”, añadió. “Tenemos que rezar por las vocaciones, y no criticar a los sacerdotes. Las críticas son como el cáncer. Te corroe. Reza por el Papa. Reza por los obispos. Sigue rezando”.

Un lugar perfecto para rezar es la adoración eucarística.

“Me encanta la adoración eucarística”, dijo. “Puedes decirle exactamente lo que sientes”.

Durante uno de esos momentos, preguntó: “¿Qué les pasa a los sacerdotes?”

Según ella, Dios le mostró cómo elige a los hombres para la vocación.

“Vi el proceso desde el momento de la concepción”, dijo. “El sacerdocio no es un trabajo. No es una profesión. El sacerdocio es su don. Tú no eliges al sacerdote... el Espíritu Santo elige a este hombre”.

Dijo que, puesto que Dios elige a la persona, y nosotros debemos cuidar el regalo, tenemos que nutrir y apoyar a los hombres que disciernen el sacerdocio. Ellos necesitan ver que nos importan.

La hermana Briege dijo que los sacerdotes elevan la Verdadera Presencia de Jesús en la Eucaristía. Cristo dio a sus apóstoles “el poder y la autoridad sobre el pecado y la muerte” el Jueves Santo y que “cada Misa es la recreación de [y la participación en] el Calvario”, dijo.

“Cada vez que miras la hostia, es La Persona. Este es Jesús, el mismo Jesús que caminó por la Tierra. Y recibir a Jesús es impresionante. La Eucaristía es la comunión con el Salvador”.

“Nos sigue diciendo: ‘Vengan a mí’”, añadió.

Él nos espera en la adoración eucarística, que la religiosa llamó “tratamiento radiante para el alma. No tienes que decir nada. Solo tienes que estar ahí y sentarte en presencia de alguien que te quiere”.

Una vez que conozcas el poder y el amor de Jesús, esto cambiará tu vida, dijo la hermana Briege.

“Recuerda que Jesús no está limitado. No hay límite para lo que puede hacer. Deja que te sane y te utilice como instrumento de su gracia”.