Share this story

Toda vida es sagrada

By El Padre Jeff Kirby

Toda vida es sagrada

Contestando las preguntas sobre la atención al final de la vida

Como creyentes cristianos, mantenemos la convicción contracultural de que toda vida humana es sagrada. Como creyentes en que Dios hizo al hombre, afirmamos que todas las personas deben ser amadas, honradas y protegidas, especialmente las que son vulnerables y débiles.

Si bien ese amor incluye a los pre nacidos, a los que tienen necesidades especiales y a los ancianos graves, hemos llegado a un momento en el que esta convicción debe afirmarse con valentía para los que están gravemente enfermos. Tal afirmación es especialmente desafiante en un momento en que los avances científicos están alargando la vida y llevando a Occidente a nuevos niveles de posibilidades médicas.

A la luz de estas potencialidades médicas, hay ciertas preguntas regulares y continuas sobre la atención al final de la vida. De las muchas preguntas que se plantean, he aquí tres de las más recurrentes:

Si soy un apoderado médico, ¿estoy obligado a cumplir cualquier petición que haga mi ser querido?

Si un ser querido te pide que seas su apoderado médico, es fundamental que tengas claros sus deseos. También es importante que indiques cuáles son tus propias creencias y qué puedes o no consentir, en función de tu propia conciencia. 

A pesar de las posibles peticiones del paciente (o de otros seres queridos), no puedes de ninguna manera, ni en ninguna situación por ningún motivo, traicionar la verdad moral, la auténtica dignidad humana o tu propia conciencia formada en la verdad. Como creyente cristiano, esto es algo innegociable.  

Dado que forman parte de los cuidados humanos básicos, ¿cuándo es posible suspender la alimentación y la hidratación?

Toda persona humana tiene una dignidad y una vocación humana, una llamada a vivir y valorar nuestra humanidad compartida. Este reconocimiento de la dignidad humana, y de nuestra solidaridad como seres humanos entre sí, exige que proporcionemos generosamente los cuidados humanos básicos, que incluyen la comida y el agua (aunque se administren artificialmente). Si se suspenden estas necesidades básicas, entonces estamos matando de hambre o deshidratando a una persona. Se trataría de una eutanasia, ya que lo que causa la muerte es la privación de alimentos y agua, y no la enfermedad o el estado de salud de la persona. 

El único momento en el que se puede suspender la alimentación y la hidratación es cuando el cuerpo de la persona es incapaz de asimilarlas y/o el alimento y el agua le causan realmente daño. En estos casos, el bien ofrecido por la comida y el agua no estaría sirviendo para nada, por lo que deben suspenderse. En tal situación, la suspensión de la comida y el agua no sería eutanasia, ya que la condición médica de la persona es la que causa la muerte, no la suspensión de la comida y el agua. 

Hay que destacar este último punto. En el discernimiento de cuándo suspender la nutrición y la hidratación (aunque se administren artificialmente), la regla general es la cuestión apremiante: ¿Qué causará la muerte de esta persona? Si la muerte se produce por la retirada de la comida y el agua, entonces se trata de una eutanasia. Sin embargo, si la muerte es causada por la condición médica o enfermedad de la persona, entonces no es eutanasia (incluso si los alimentos y el agua tuvieron que ser suspendidos hacia el final de la vida debido a la enfermedad y la incapacidad del cuerpo para asimilarlos). 

¿Qué pasa si los analgésicos acaban con la vida de una persona? ¿Es eso eutanasia?

Si alguien administra una sobredosis intencionada y deliberada de analgésicos a una persona que sufre con la esperanza de acabar con su vida, el acto es claramente eutanasia. 

Pero la mayoría de la gente no cae en el escenario que acabamos de describir. La mayoría de la gente tiene buena voluntad y quiere hacer lo correcto y asegurarse de que su ser querido no sufre. He aquí un principio útil para estas situaciones: el nivel de medicación para el dolor puede administrarse en función del nivel de dolor de la persona. 

Al aplicar este principio a personas que sufren intensamente, puede ocurrir que la medicación para el dolor provoque la pérdida de la capacidad mental y acelere la muerte de la persona. En tal caso, el factor determinante en cuanto al estatus moral de la acción de la persona o del apoderado es si la intención era quitar la vida o únicamente disminuir el dolor, incluso si la consecuencia previsible pero no intencionada es la pérdida de la vida. 

Aunque las tres preguntas anteriores proporcionan cierta orientación, su fundamento común es la creencia en la dignidad de toda vida humana, incluso la que es débil o posiblemente angustiosa para algunos.

La mejor respuesta que podemos dar a los demás es el amor, un amor auténtico que sirva a la verdad. Como ayuda para conocer la verdad, debemos trabajar para formarnos en la mente y el espíritu del Señor Jesús y llegar a una comprensión y un respeto más profundos por toda la vida humana.


El Padre Jeffrey Kirby, STD, es teólogo moral, párroco de Our Lady of Grace en Indian Land, y autor del libro, We Are the Lord’s: A Catholic Guide to Difficult End-of-Life Questions (TAN Books).