Share this story

Sobre Corpus Christi Y Las Procesiones Eucarísticas

Sobre Corpus Christi Y Las Procesiones Eucarísticas

La maravillosa fiesta del Corpus Christi, que celebramos dos semanas después de Pentecostés, es uno de los días festivos más importantes del calendario para los católicos. El nombre “Corpus Christi” significa en latín Cuerpo y Sangre de Cristo. Celebramos el día con tradiciones especiales que hacen hincapié en la presencia real de Jesús en la Eucaristía. Normalmente tenemos procesiones eucarísticas en las que la hostia en la custodia es llevada en procesión dentro de la iglesia o por las calles cercanas a la misma.

Tuve el privilegio de participar en una procesión al aire libre en Antigua, Guatemala. En 1988, estudiaba español en un programa de inmersión de 6 semanas durante la fiesta del Corpus Christi. Antes del gran día, los artistas crearon con serrín de colores unos murales increíblemente intrincados llamados alfombras en las calles por las que pasaría la procesión. Después de la Misa, la procesión, encabezada por la custodia, caminaba sobre estas alfombras. Luego, por supuesto, ¡hubo una gran fiesta en la plaza central!

El origen de esta gran fiesta fue el resultado de un primitivo milagro eucarístico. En el año 1263, un sacerdote llamado Pedro de Praga peregrinaba a Roma. Era un buen sacerdote, pero en aquel momento concreto tenía serias dudas sobre si Jesús estaba realmente presente en la hostia consagrada. Se había detenido en la ciudad de Bolsena, en Italia (no lejos de Asís), para celebrar la Misa. Comenzó a celebrar la Misa en la iglesia de Santa Cristina (una mártir de los primeros tiempos del cristianismo) en el altar situado sobre su tumba. Cuando comenzó a pronunciar las palabras de la consagración, sangre real comenzó a filtrarse de la hostia y a gotear sobre sus dedos y manos, y sobre el corporal (el paño blanco del altar), Al principio, el sacerdote intentó ocultar la sangre, pero cuando continuó tuvo que interrumpir la Misa. Pidió que le llevaran a la cercana ciudad de Orvieto, donde casualmente residía el Papa en ese momento.

Inspirado por este milagro eucarístico, el Papa Urbano IV el año siguiente, 1264, proclamó una bula papal que instituía la nueva fiesta del Corpus Christi para toda la Iglesia. Encargó a Santo Tomás de Aquino que compusiera un orden de culto y oraciones, que todavía utilizamos hoy. El Pange Lingua Gloriosi que se canta durante la procesión eucarística al final de la Misa del Jueves Santo, y el Tantum Ergo que se canta durante la bendición, proceden de estos himnos de Santo Tomás de Aquino.

Esta es la razón por la que renové el santuario en mis dos últimas parroquias, poniendo la Eucaristía en el centro. Es crucial que enfatizamos la presencia real de nuestro Señor en la Sagrada Eucaristía. Que cada uno de nosotros, como el Papa Urbano IV, santo Tomás de Aquino, Pedro de Praga y tantos otros a lo largo de todos estos siglos, celebre con todo su corazón la fiesta del Corpus Christi cada año. ¡Que también compartamos con amor las procesiones eucarísticas especiales que se celebran en innumerables parroquias de todos los rincones del mundo!


El padre Raymond Carlo es el párroco de San Juan el Amado, en Summerville.