Share this story

¿Qué tiene de sacramental el matrimonio?

By Father Michael Kerper | Foto Por Getty Images/valpasc/E+ | April 2022

¿Qué tiene de sacramental el matrimonio?

ESTIMADO PADRE KERPER: Aprendí sobre todos los sacramentos, pero el matrimonio siempre me desconcertó. Primero, todos los sacramentos fueron instituidos por Cristo. Lo entiendo. Pero ¿cuándo estableció el matrimonio? No puedo pensar en ningún momento en que le dijera a la gente que se casara.

En segundo lugar, nunca he entendido por qué el matrimonio es un sacramento. ¿Qué hace exactamente?

¡Grandes preguntas! Has dado con un hecho vergonzoso: la Iglesia dice mucho sobre el matrimonio, pero poco sobre su origen divino y naturaleza sacramental.

Comencemos con sus orígenes.

A diferencia de cualquier otro sacramento, el matrimonio se origina en la naturaleza y no en un acto creativo distinto de Cristo. Vemos esto claramente en dos capítulos de Génesis. La primera referencia dice que: “Dios creó al hombre a su imagen; lo creó a imagen de Dios, los creó varón y mujer” (Gn 1, 27). El segundo es aún más claro: “Por eso el hombre deja a su padre y a su madre y se une a su mujer, y los dos llegan a ser una sola carne” (Gn 2, 24).

Estas referencias muestran que Dios creó al ser humano y al matrimonio simultáneamente. Adán y Eva, entonces, nunca fueron “solos”, sino siempre “una sola carne”, desde el principio.

Jesús reafirmó la santidad de este vínculo matrimonial original al hablar del divorcio. Repitió los dos versículos del Génesis y luego agregó: “De manera que ya no son dos, sino una sola carne. Que el hombre no separe lo que Dios ha unido”. (Mt 19, 6)

Incluso el matrimonio precristiano actuó como un cuasi- sacramento, en el sentido de que simbolizaba débilmente el "vínculo marital" permanente de Dios con Israel. Las referencias a este “matrimonio místico” se encuentran en las Escrituras Hebreas. Estos textos guiaron a la Iglesia primitiva hacia una comprensión más profunda del matrimonio como sacramento cristiano, en particular, que el vínculo permanente entre un hombre y una mujer simboliza el vínculo permanente entre Cristo (el novio) y la Iglesia (la novia).

Aunque Cristo nunca habló directamente sobre el matrimonio como sacramento, San Pablo seguramente lo hizo.

A los Efesios escribió: “Este es un gran misterio, y yo digo que se refiere a Cristo y a la Iglesia” (Ef 5, 32). La palabra inglesa “misterio” aquí se traduce a la palabra griega mysterion, que San Jerónimo tradujo como sacramentum. Seguramente, entonces, la Iglesia primitiva reconoció rápidamente al matrimonio como un verdadero sacramento.

Aun así, el núcleo de los ritos y leyes del matrimonio cristiano permaneció algo fluido, variando mucho hasta aproximadamente el año 350 d. C. Por ejemplo, en algunos lugares el padre de la novia, en lugar de un sacerdote, oficiaba en la puerta de la iglesia; además, hasta los matrimonios civiles eran aceptados y bendecidos.

A medida que los ritos nupciales se hicieron más uniformes, el matrimonio se vinculó estrechamente con la celebración de la Eucaristía. Esta costumbre, que algunos teólogos consideraban esencial, surgió del descubrimiento por parte de la Iglesia de la notable similitud entre el matrimonio y la Eucaristía.

Considere la Eucaristía: en la Misa, el pan y vino, objetos naturales, se convierten en el cuerpo y sangre de Cristo por el poder del Espíritu Santo y las palabras de consagración pronunciadas por el sacerdote. Mediante esta transformación del pan y vino, Cristo extiende su presencia viva al mundo y se une a los creyentes que participan de la Eucaristía.

Ahora piensa en el matrimonio: La declaración del Señor de que “los dos llegan a ser una sola carne” describe correctamente la unión corporal y espiritual de hombres y mujeres santificados por el sacramento. Mientras que la acción eucarística transforma el pan y vino en cosas sagradas, el matrimonio transforma al hombre y a la mujer en iconos vivos del “matrimonio” del Señor con la Iglesia.

Pero ¿cómo actúa simbólicamente el matrimonio?

Aquí debemos ampliar nuestra visión de las personas casadas que conocemos. Al igual que la Eucaristía, debemos mirar más allá de las apariencias del pan y vino para ver la realidad del cuerpo y sangre de Cristo. Lo mismo se aplica al matrimonio: debemos ver a las personas casadas como santificadas y transformadas por el sacramento. De hecho, se convierten en una imagen de “los dos que llegan a ser una sola carne”.

Esta unión de “una sola carne” ocurre en y a través del acto marital, que permanece oculto a la vista del público. Entonces, ¿cómo puede alguien ver lo que simboliza el matrimonio?

Sencillo. Conozca a personas que han estado casadas durante mucho tiempo. Conozca sus historias; contémplelos.

Los sacerdotes ven el “icono” de Cristo-Iglesia con bastante frecuencia, especialmente entre hombres y mujeres que soportan formas de sufrimiento prolongadas o intensas. A lo largo de los años he visto un amor marital verdaderamente heroico compartido mutuamente por personas casadas. Habían soportado mucho. Se habían mantenido fieles en el amor. ¡Asombroso!

Veremos la perdurabilidad del matrimonio, especialmente en los funerales de personas cuyos largos matrimonios han sobrevivido a tragedias, decepciones e incluso infidelidades.

También preguntaste: “¿Para qué sirve el matrimonio?” Para mucho. Proporciona a las personas casadas la ayuda esencial de Dios, con el fin de preservar el vínculo conyugal.

Aquí el matrimonio hace lo que hacen todos los demás sacramentos: otorga “gracias sacramentales” —ayuda divina— vinculadas a cada sacramento específico. En el caso del matrimonio, el Señor ayuda con gracia a las personas a vivir una vida en común, criar a los hijos, soportar las asperezas del cónyuge, tener una paciencia infinita y evitar las tentaciones contra la fidelidad. Estas “gracias sacramentales”, intrínsecas al matrimonio, construyen y sostienen hermosos matrimonios. Transforman los meros contratos civiles en relaciones santas que manifiestan constantemente el amor y la fidelidad de Cristo hacia la humanidad.

Como sacramento, entonces, el matrimonio difiere enormemente de una ceremonia civil, que es un contrato sancionado por el estado. Sólo el matrimonio establece y santifica un vínculo tripartito: marido, mujer y Dios. Tal asociación, infundida con la presencia y gracia de Dios, está construida para durar toda la vida, no solo para el día de la boda.

Como sacramento, entonces, el matrimonio difiere enormemente de una ceremonia civil, que es un contrato sancionado por el estado. Sólo el matrimonio establece y santifica un vínculo de tres: marido, mujer y Dios. Tal asociación, infundida con la presencia y gracia de Dios, está construida para durar toda la vida, no sólo para el día de la boda.


El padre Michael Kerper es un párroco en la Diócesis de Manchester, Nueva Hampshire.