Share this story

La talla única no se adapta a todos en la crianza de los hijos

By Sheri Wohlfert | Imagen de Getty Images/Drazen Zigic

La talla única no se adapta a todos en la crianza de los hijos

Cuando el médico nos entregó a nuestro primogénito, no me di cuenta, pero junto con 10 libras de bebé, también me aferraba a algunas nociones ridículas sobre la crianza de los hijos. Para cuando el bebé número tres estaba corriendo por la granja, quedó muy claro que muchas de las nociones con las que comencé la maternidad tenían que desaparecer, y la primera de ellas era esta: seré justa y criaré a todos mis hijos de la misma manera. El día que dejé de lado esa noción para aceptar que lo justo y lo igual no son lo mismo, la maternidad se volvió más alegre, pacífica y agradable. La crianza de los hijos no es una talla única para todos, así que aquí hay algunas ideas para ayudarle a abrazar esa verdad.

Las temidas palabras:

"¡Eso no es justo!" Acepta el hecho de que las escucharás a menudo. Están garantizadas para provocar una reacción, y es exactamente por eso que los niños las usan. Pueden enviar a un padre a retroceder en un instante.

La respuesta:

"Entiendo por qué piensas eso, pero es mi trabajo mantenerte seguro, saludable y ayudarte a ser santo, por lo que esto es lo que debe suceder". Si el tema en cuestión es el tener que acostarse una hora antes que los hermanos, asegúreles que cuando su hermano tenía su misma edad, se iba a la cama a las 8:00, y que cuando cumplan 10 años, también podrán quedarse despiertos hasta las 9:00. Se trata de hechos, no de negociaciones.

Escucha:

La mayoría de las veces, cuando las cosas no parecen justas, los niños solo quieren ser escuchados. Quieren hacerte saber lo que están sintiendo, y descubrí que esos momentos de tensión a menudo conducían a las mejores discusiones sobre las emociones y situaciones reales que suceden en su vida.

Conócelos:

Es nuestro trabajo darles a nuestros hijos lo que necesitan, no lo que quieren. Conocer realmente a sus hijos le permite satisfacer sus necesidades. Conocerlos en tiempos de paz y no de conflicto te dará una gran visión de qué es lo que funciona con ellos. Soy un gran abrazador y aprendí que uno de mis hijos necesitaba los abrazos y la afirmación, como en mi caso, mientras que el otro solo necesitaba un guiño y un asentimiento, y el tercero respondió mejor a una simple sonrisa y una breve nota en su lonchera o bolsa de gimnasio.

El boleto de oro:

Dios creó a cada uno de nuestros hijos a su imagen. El Salmo 139 nos recuerda que estamos hechos con temor y maravilla. También debería decir "de manera diferente". Los dones y las luchas de nuestros hijos requieren una diferenciación en recursos, tiempo y reacción. Estamos llamados a amarlos tal y como son. Nuestra misión no es convertirlos en el "niño perfecto", la misión es ayudarlos a descubrir quién Dios los hizo ser. Algunos requieren una estructura clara y límites en blanco y negro; otros un margen de maniobra y negociación. Pero todos ellos necesitan amor constante y un conocimiento inquebrantable de su compromiso para mantenerlos seguros, sanos y creciendo en santidad.

Charlas en tiempos de paz:

Pida a sus hijos su opinión sobre la justicia y la igualdad. Pregúnteles qué necesitan en tiempos de conflicto, qué los motiva, qué les ayuda en momentos de estrés, así como cuándo y de qué manera puede ofrecerles apoyo. Tener conversaciones sobre lo que garantiza y lo que pone en peligro su seguridad, qué acciones conducen a la buena salud y, lo más importante, la búsqueda diaria de la santidad. Las perlas de sabiduría que obtendrás de estas charlas serán un tesoro útil.


Sheri Wohlfert es maestra de escuela católica, oradora, escritora y fundadora de Joyful Words Ministries. Sheri bloguea en www.joyfulwords.org.