Share this story

La presencia eucarística

By El Dr. Mike Martocchio | Foto Por Doug Deas

La presencia eucarística

La presencia de Cristo es una llamada a nuestra presencia

La Diócesis de Charleston está comenzando un período especial de renacimiento eucarístico en los Estados Unidos. Cuando nos encontramos en este primer año del movimiento, que comenzó con una procesión eucarística el domingo 19 de junio en Corpus Christi, debemos inspirarnos y tomar la dirección de la imagen que nos da una procesión eucarística: llevar la presencia real de Cristo a las calles.

Si la relegación de la vida social al tiempo de pantalla durante la pandemia nos enseñó algo, es que, como seres humanos, anhelamos la presencia. Anhelamos estar presentes unos a otros, y además como criaturas que buscan a su Creador, también anhelamos la presencia de Dios. La Buena Nueva es que, en la vida de su Iglesia, Cristo nos ha dado la respuesta al anhelo más profundo de nuestro corazón. Él nos ha dado su presencia duradera de una manera visible y tangible. Esto es particularmente claro en los siete sacramentos, y eminentemente en el sacramento de la Eucaristía, sacramento de la Presencia Real.

La tangibilidad de la Eucaristía (y de todos los demás sacramentos) proviene del corazón del amor de Dios por nosotros que se exhibe en la Encarnación. La misma lógica que subyace a la Encarnación, que Dios toma nuestra humanidad para transformarla, también subyace a lo que llamamos la economía sacramental, la obra de Dios a través de los sacramentos.

La transformación que encontramos en la Eucaristía, la gracia santificante, y los demás sacramentos ocurren porque Dios entra en el mundo físico.

Es por eso que la mera presencia virtual en la Misa es insuficiente para satisfacer nuestras necesidades espirituales. Durante la pandemia, cuando la única forma de reunirnos –para el culto y para las muchas otras actividades que realizamos como sociedad– era en un espacio virtual, descubrimos ese hambre, ese anhelo de presencia real. Sí, las Misas transmitidas en directo nos mantuvieron conectados con nuestra parroquia (y continúan haciéndolo para aquellos que están en casa), pero simplemente no fue lo mismo. La Eucaristía es un sacramento de presencia. En la Eucaristía, Cristo mismo toma la forma de pan y vino, comida y bebida. Esta transformación es tan completa que ya no podemos decir que siguen siendo pan y vino, sino que se han convertido en algo nuevo, aunque permanezca la apariencia exterior de pan y vino.

Esto podría parecer una manera extraña para que Cristo haga conocida su presencia, pero tiene sentido completo. Cristo viene a nosotros en esta forma porque es fácil para nosotros recibirlo de esa manera. La Eucaristía está destinada a ser recibida y no simplemente observada –y por extensión, la liturgia es algo en lo que podemos participar, no observar pasivamente. Para volver a la imagen de la procesión eucarística, el movimiento de la presencia real de Cristo por las calles de nuestras comunidades, capta nuestra atención e invita a nuestra participación. Es un recordatorio de que estamos llamados a estar en sintonía con la presencia transformadora de nuestro Señor cada vez que nos encontramos con la Eucaristía en el día a día –tal como en la oración antes de que nuestro Señor se replanteará en el tabernáculo, la oración ante él se expuso en adoración, recibiendo su bendición en bendición, y más especialmente participando en su comida sacrificial en la Misa.

Esta presencia nos llama algo en nosotros; la presencia real del Señor en la Eucaristía suscita una respuesta recíproca: nuestra presencia receptiva a él y la apertura a su gracia transformadora. Así como los elementos del pan y vino se transforman en algo nuevo, nosotros también, mientras permanezca nuestra apariencia exterior, estamos llamados a dejarnos transformar en algo nuevo a través de este precioso don del Señor mismo.


Para más información sobre nuestra iniciativa diocesana, visita charlestondiocese.org/eucharistic-revival


El doctor Michael Martocchio es secretario de evangelización y director de la Oficina de Catequesis e Iniciación Cristiana. Escríbele un correo electrónico a mmartocchio@charlestondiocese.org.