Share this story

La fundación firme de la familia Fabre

La fundación firme de la familia Fabre

El obispo Jacques Fabre-Jeune y sus hermanos crecieron “no muy lejos del palacio haitiano de Puerto Príncipe” durante el régimen de Duvalier, según su hermana Marie Carmel Fabre-Vallon.

Sin embargo, se sintieron protegidos de la devastación represiva de aquella dictadura.

Marie dijo que sus padres, iglesia y comunidad hicieron un excelente trabajo al permitir que los niños sean niños. Se sentían seguros, dijo.

“Lo que aprendí al hacerme mayor fue que siempre pasaba algo. Cuando la gente intentó derrocar a los Duvalier, tuvimos que volver a casa y quedarnos en ella. Tuvimos que cerrar las puertas y quedarnos dentro”, dijo.

Por lo demás, la vida era normal para los seis niños de la casa de Fabre.

“Tengo buenos recuerdos de mi infancia”, dijo Marie.

Marie dijo que los jóvenes participaban en Boy Scouts, Girl Scouts, fútbol, práctica del coro y estudios bíblicos.

“La estructura familiar nos dio disciplina”, añadió. “Nuestros padres nos tenían muy ocupados y muy involucrados”.

Dijo que, en Haití, las escuelas y la iglesia estaban conectadas.

“Era obligatorio asistir a la Misa en la escuela”, añadió. “Después de la escuela, nuestros padres se aseguraban de que estudiáramos y luego preparáramos nuestros uniformes para el día siguiente”.

El tiempo de juego consistía en “construir cosas y coleccionarlas”, dijo Marie. Por la noche, recuerda que la familia se reunía y se contaba historias. Este tiempo de calidad acercaba a la familia.

También visitar a la familia extendida, una tradición en Haití.

“Cada 1, 2 y 3 de enero, nos disfrazábamos y teníamos que visitar a todos nuestros familiares. Era una manera de mostrar respeto por sus ancianos y permanecer conectados con la familia”, dijo Marie. “Esto es algo que todo el mundo hace en Haití”.

La familia Fabre dio un paso más al unirse a la Legión de María.

“Visitábamos hospitales y refugios”, recordó Marie. “Hablábamos de la Biblia y teníamos que rezar por los enfermos. Todo esto ayudará a Jacques”, añadió.

Insinuó que los sacerdotes eran excelentes modelos para Jacques porque “siempre que jugábamos a la escuela o a la iglesia, Jacques era el sacerdote”.

Puede que fuera un presentimiento sobre el futuro de su hermano, pero entonces no pensaba en ello. Sólo estaban jugando; simplemente divirtiéndose.

“No fue hasta que se fue a la universidad que su intención de ser sacerdote se hizo seria”, dijo Marie.

Sin embargo, la vida en Haití tenía sus baches.

Un gran bache llegó cuando su madre, Anita, se trasladó a Nueva York y los niños se quedaron.

Marie Yolens y Reynold, los hermanos mayores, y los más jóvenes —Marie Carmel, Jacques, Margarette y Daniel— tuvieron que soportar un par de años sin su madre.

Marie dijo que nunca supo por qué. Más tarde en su vida, se le dijo que tenía que ver con la retribución política, pero todavía no sabe con certeza.

Afortunadamente, la familia se reunió en Brooklyn, Nueva York.

También se reunieron con varios sacerdotes que venían desde Haití.

Los padres Antoine Adrien, William Smarth y Jean Yves Urfie sirvieron en la Iglesia de Santa Teresa de Ávila (Co-Catedral de San José), en Brooklyn.

“Nuestra madre miró alrededor y encontró un apartamento justo al lado de la iglesia. Salíamos por la puerta principal directamente hacia la iglesia”, dijo Marie. “Llegamos a una comunidad similar a la de Haití”, dijo Marie. “Nuestra madre incluso comenzó la Legión de María”.

Mientras tanto, Jacques y Daniel se hicieron muy amigos cuando jugaban en el mismo equipo de fútbol y estaban en la misma tropa de Boy Scouts, dijo Marie.

Ahora, el padre Jacques Fabre-Jeune, CS, tomará los valores que aprendió de niño, y pastoreará la Diócesis de Charleston en el futuro como su próximo obispo.

Viene de una base sólida, construida por una familia amorosa y reforzada por una comunidad y una Iglesia que pone a las personas en primer lugar y que acoge y nutre a sus hijos.

Este pastor fue animado por muchos a florecer y servir. Ahora tiene la oportunidad de compartir esas lecciones e inspirar a una nueva generación de pastores.


Joseph Reistroffer es un escritor de larga trayectoria que imparte clases de educación religiosa en la parroquia de San Pablo Apóstol, en Spartanburg. Escríbele un correo electrónico a jrjoeyr@gmail.com.