Share this story


By Veronica Szczygiel, Ph.D. | Foto Por Getty Images/Prostock-Studio | October 2022

Dar lo mejor de nosotros mismos a Dios

Cuando enseñaba en la escuela secundaria, siempre les decía a mis alumnos: “Sé tú mismo, pero da lo mejor de ti”. Creo que esto es lo que Dios nos pide a nosotros también. Para vivir plenamente en Cristo, debemos considerar cómo podemos dar lo mejor de nosotros mismos a Dios.

 

Hablemos con Dios cuando estemos más alerta.

La oración, como las conversaciones con los seres queridos, es más poderosa cuando es sincera. Si bien podemos orar en cualquier momento y en cualquier lugar, planificar un tiempo diario para hacerlo puede lograr que nuestras conversaciones con Dios sean más significativas. Después de todo, se nos pide que “Honra al Señor … con las primicias de todas tus ganancias”. (Pr 3, 9) ¿Cuándo son nuestros primeros frutos, o el momento en que estamos más alerta? Tal vez sea cuando nos despertamos por primera vez, mientras salimos a correr o justo antes de la hora de la cena. Podemos usar nuestro “horario estelar” personal para ofrecer de corazón nuestras intenciones y gratitud a Dios.

Compartamos nuestros talentos, no los enterremos.

En el Evangelio de Mateo, Jesús cuenta la parábola de un hombre rico que pide a sus sirvientes que cuiden de sus “talentos”, o dinero, mientras él está fuera. Uno invierte su parte y obtiene ganancias, mientras que el otro lo esconde en un campo. A su regreso, el amo recompensa al sirviente que usó sabiamente los talentos para hacer más.

Aunque la palabra “talento” aquí se refiere al dinero, me gusta pensar en él en su sentido moderno: una habilidad especial. Todos tenemos habilidades únicas que Dios nos ha dado. ¿Los estamos usando sabiamente o los estamos escondiendo? Ya sea que cantemos, andemos en patineta, hagamos jardinería o contemos grandes historias, debemos usar nuestros talentos con frecuencia. Hacemos brillar la luz de Cristo para los demás cuando compartimos nuestros dones dados por Dios.

Ofrezcamos todo lo que hacemos a Dios.

Thomas Merton, un monje trapense estadounidense que murió en 1968, escribió en una oración: “Creo que el deseo de complacerte, de hecho, te complace. Y espero tener ese deseo en todo lo que estoy haciendo”. Nuestras vidas están llenas de tareas menores y responsabilidades diarias que podemos ofrecer al Señor. No importa lo que hagamos, si lo hacemos intencionalmente para Dios, le damos lo mejor de nosotros mismos.

El versículo del tercer capítulo de Proverbios continúa diciendo: “Así tus graneros se llenarán de trigo y tus lagares desbordarán de vino nuevo”. (3, 10) Dios promete que, cuando le ofrezcamos nuestras primicias y talentos, seremos recompensados abundantemente. Demos todo a Dios para que todos podamos disfrutar de su abundante cosecha.


Veronica Szczygiel, Ph.D., es la subdirectora de aprendizaje en línea, en la Escuela de Graduados en Educación de la Universidad de Fordham.

Read this article in English! (Versión en ingles)