Estimado padre Joe, A veces nuestra fe parece tan complicada

By Father Joe Krupp | Imagen Por: Getty Images/Photoboyko/iStock/Getty Images Plus | May 2022

Estimado padre Joe, A veces nuestra fe parece tan complicada

Estimado padre Joe,

A veces nuestra fe parece tan complicada. Escucho a diferentes personas que insisten en que tengo que hacer ciertas cosas para ser un buen católico. Necesito una comprensión básica de cómo ser santo: ¿Cómo quiere Dios que le sirva y haga su voluntad? ¿Me puedes ayudar?

Dios mío, espero poder ayudar. Escribo eso porque conozco esta pelea. Tengo un cerebro muy ocupado, al igual que mi vida, y no me faltan expertos que me digan cómo debe ser un sacerdote, sobre qué debe predicar y cómo debe actuar. A menudo le digo a la gente que todos son expertos en el sacerdocio menos yo.

Durante años, he luchado con esto. He pasado mucho tiempo orando, leyendo y pensando, tratando de descubrir cómo ser santo, cómo ser el sacerdote que Jesús quiere que sea.

Tu pregunta es exactamente con lo que luchamos todos los que queremos amar a Jesús, así que tengo la bendición de compartir contigo lo que he aprendido hasta ahora.

El fundamento de la respuesta está en recordar que Dios es tu juez.

Los humanos te miran y ven lo que estás haciendo. La única información que conocen sobre ti es la que les das. Dios te mira y lo ve todo: tu intención, tu deseo y tus luchas. Él te ve en lo más profundo de tu ser, y será Él quien te juzgue. No serás juzgado por esa chica que escribió un libro o la persona obstinada con un podcast. Serás juzgado por Dios y sólo por Dios. Es a Él a quien quieres hacer feliz. Es Él quien quieres que te apruebe.

Y aquí está la buena noticia: Dios te aprueba. Él se deleita en ti. Él ha apilado la baraja a favor de que llegues al cielo. Tu meta es orar por la gracia de ser humilde, devoto y preocupado por los pobres y vulnerables. Tu objetivo es asegurarte de invocar al Espíritu Santo para que te ayude a vivir como Jesús.

También es importante recordar que no estás llamado a todas las peleas. Dios hizo a tantos de nosotros y nos hizo a todos tan diferentes, porque una sola persona no puede hacerlo todo. Algunos son llamados al ministerio provida; otros son llamados a visitar a los enfermos o a los encarcelados. He notado que algunas personas aceptan el llamado de Dios y asumen que debería aplicarse a todos. Ten cuidado con los que lo hacen; por lo general, tienen buenas intenciones, pero también pueden hacer que parezca que su búsqueda específica es la única que realmente importa. Esto me lleva a mi siguiente punto: la pasión no es igual a la rectitud.

Me encantan las personas apasionadas: ¡soy una de ellas! Pero si he aprendido algo sobre nosotros, las personas apasionadas, es que debemos tener cuidado con pretender que sólo porque tenemos sentimientos fuertes por algo, todos los demás deberían hacerlo. Las personas apasionadas pueden convencernos de que su llamado también debe ser el nuestro, y queremos estar seguros, además de mantener nuestros ojos en eso.

Es un equilibrio entre desafiarnos a nosotros mismos a ser santos y no confundir la santidad con pretender que somos la única respuesta de Dios para cada problema.

En términos de lo que creemos y cómo funciona todo, la parte loca es esta: al final, es simple. Cuando quitas las capas, silencias el ruido y te sumerges en las Escrituras y el Catecismo, puedes sumergirte en el centro de todo, y ese centro es esto:

Creemos que Dios es una comunidad de vida y de amor. Creemos que esta comunidad de vida y amor creó a los humanos. Esta Trinidad de Personas hizo a los humanos con un propósito: amar. Se podría decir que fuimos creados por Amor, para amar, a amar.

Este es el núcleo de nuestra existencia: el amor.

El problema es que los humanos “rompimos filas” en algún momento y decidimos que seguiríamos nuestro propio camino. Elegimos desobedecer a Dios y, en el proceso, nuestra naturaleza humana se quebró.

En la ruptura de nuestra naturaleza humana, nos obsesionamos con nosotros mismos. Sacamos a Dios de su trono y nos reemplazamos allí.

Jesús vino a asumir esa naturaleza humana, restaurarla y darnos la victoria sobre los dos frutos principales de la ruptura de dicha naturaleza: el pecado y la muerte.

Él tomó nuestro pecado y lo hizo morir con él en la cruz.

Se levantó de los muertos e hizo del cielo una posibilidad para nosotros.

Hizo esto porque es Amor y no podía hacer otra cosa.

Para ti y para mí, entonces, nuestra vida es una respuesta a este increíble amor. Es una prueba de cómo podemos distorsionar lo que es el amor y, en el proceso, alejarnos de Él.

Para nosotros, que anhelamos amar a Dios, el ruido puede ahogar la simple verdad: Nuestra fe es una respuesta de Amor al amor. Cada día estamos llamados a pensar y actuar sobre la palabra Amor, creciendo en nuestra comprensión de cómo Dios ama, cómo amamos y cómo la brecha entre eso se llena con misericordia y gracia. Nunca, en ningún momento, podremos estar satisfechos con nuestra comprensión del amor. Nunca podemos decir: “¡Lo he logrado!”. Hay más del amor y menos de nosotros para incluir en cada ecuación.

Si nos pasamos la vida sin hacer otra cosa que reflexionar sobre qué es el amor y cómo amar como Dios, seremos santos.

Al final, espero que puedas tomar un respiro hoy y estar en paz, sabiendo que Dios te ve. Él ve lo que haces y por qué lo haces, ve cuánto quieres seguirlo y amarlo bien, y esto es todo lo que necesitas para acercarte a Él cada día.

Ama a Dios, crece en el amor y ten paz.


El Padre Joe Krupp es un ex escritor de comedia que ahora es sacerdote católico. @Joeinblack