Share this story

Desde La Isla Esmeralda Hasta El Sudeste Asiático: La Inmigración Está en Auge Y La Fe Católica Está Creciendo

Desde La Isla Esmeralda Hasta El Sudeste Asiático: La Inmigración Está en Auge Y La Fe Católica Está Creciendo

Los inmigrantes han ayudado a moldear casi todos los aspectos de la cultura estadounidense, y eso incluye la cultura y la fe de nuestra diócesis.

Aunque en Carolina del Sur hay una mayoría protestante desde la época colonial, los católicos siempre han desempeñado un papel en la historia del estado y seguirán dando forma a su futuro.

He aquí una mirada a algunos de los grupos de inmigrantes que han dejado una huella significativa en la Diócesis de Charleston:

Fieles de la Isla Esmeralda

La inmigración irlandesa ha sido fundamental para la difusión de la fe católica.

Aunque los primeros inmigrantes irlandeses en Carolina del Sur se documentaron en 1670, la mayor afluencia comenzó a principios de 1800, impulsada por la opresión, la pobreza y la “hambruna de la patata”. Esa oleada de inmigración continuó hasta principios del siglo XX, trayendo hasta nosotros al obispo John England, natural de Cork, Irlanda, que llegó a Charleston en 1820. La mayoría de los católicos irlandeses se instalaron inicialmente en Charleston.

En Columbia, lo que ahora es la Basílica de San Pedro comenzó como parroquia en 1821 para atender a los trabajadores irlandeses que habían venido a trabajar en el Canal de Columbia.

Luego, en la década de 1850, los inmigrantes irlandeses acudieron al norte del estado para construir un túnel a través de la montaña Stumphouse como parte de un ferrocarril que nunca se completó. Allí vivían en un pequeño pueblo llamado Tunnel Hill y rendían culto en una iglesia llamada San Patricio, que se desvaneció en las brumas de la historia cuando el ferrocarril fracasó.

En otros lugares, un sacerdote irlandés llamado padre Timothy Bermingham fue decisivo en la construcción de la iglesia de Santa María de la Inmaculada Concepción, en Edgefield, y otro inmigrante irlandés fundó una parroquia en la localidad rural de Ward, que ahora alberga la iglesia de San Guillermo. Otros ayudaron a iniciar una pequeña pero próspera comunidad que existió durante muchos años en Blackville.

Al ser el grupo de inmigrantes más antiguo, los irlandeses se han convertido en una parte inseparable de las parroquias. El único grupo distintivo que queda es los Viajeros Irlandeses en el pueblo de Murphy.

Fieles del Medio Oriente

Los católicos libaneses llegaron hasta aquí a finales del siglo XIX y principios del XX, huyendo de la persecución y la guerra en su país de origen y, al igual que otros inmigrantes, buscando una mayor oportunidad económica.

Se establecieron comunidades significativas en Greenville, Columbia, y muchos pueblos pequeños de la región de Midlands y Pee Dee. Este grupo solía encontrar trabajo en el comercio minorista, especialmente en la venta de comestibles y productos secos.                    

En la actualidad, los descendientes de estas familias católicas libanesas originales rinden culto en muchas parroquias, como la iglesia de Santa María, en Summerton, la de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, en Camden, y la de San José, en Columbia. Muchas personas con raíces en Oriente Medio también son miembros de la iglesia maronita de San Rafka, en Greer. El rito maronita tiene sus raíces en el Líbano y en Siria.

Inmigración moderna

La mayor ola de inmigración católica de los últimos 40 años ha sido, con mucho, la de la comunidad hispana. Desde la década de 1980, el número de católicos de habla hispana en el estado se ha disparado, y en 2020 se estimaba que el 27% de los fieles del estado, más de 40.000 personas, eran hispanos, según los registros diocesanos.

Aunque la mayoría de los hispanos de aquí proceden de México, otros son de Honduras y Guatemala en Centroamérica, además de Colombia y Venezuela. Se pueden encontrar comunidades grandes y vibrantes en las iglesias en cada decanato. Varias parroquias sirven a poblaciones que son casi totalmente hispanas, incluyendo San Juan de la Cruz, en Batesburg-Leesville, y San Sebastián, en el norte del estado, una misión de Santa María en Greenville.

La Oficina del Ministerio Hispano de la diócesis ha ampliado su personal y alcance para servir las necesidades de esta creciente población.

Otro grupo demográfico en crecimiento son los católicos vietnamitas, que llegaron en gran número en la década de 1970. Actualmente, las iglesias de varias ciudades ofrecen Misa en vietnamita para servir a sus comunidades activas. Y en 2016, Nuestra Señora de La Vang fue fundada, en Greenville, para servir como congregación vietnamita.

Los católicos filipinos también constituyen una gran parte de la comunidad en varias parroquias donde la Misa se ofrece en tagalo.

La diversidad de la Iglesia universal también es evidente en los grupos más pequeños que inmigran aquí para trabajar en diversas industrias y estudiar en colegios y universidades. Estas comunidades incluyen a católicos de Polonia y otros países de Europa del Este, Brasil y varias naciones africanas.