Share this story

Comienza un nuevo ministerio de migrantes hispanos en Carolina del Sur

Comienza un nuevo ministerio de migrantes hispanos en Carolina del Sur

La Diócesis de Charleston está muy contenta de anunciar un nuevo ministerio que servirá a los trabajadores agrícolas inmigrantes de las zonas de Batesburg-Leesville y Ward, donde cientos de inmigrantes mantienen los campos y cosechan diferentes productos, y algunos trabajan en explotaciones ganaderas.

Normalmente, los trabajadores agrícolas vienen a Estados Unidos con el visado de trabajo agrícola temporal o H2-A, que obtienen los empresarios. Con este tipo de visado, los trabajadores de otros países, especialmente de México, permanecen en Carolina del Sur durante un periodo de 10 meses, normalmente de febrero a noviembre. Luego, viajan a su país de origen para pasar las fiestas de fin de año con la familia y los amigos.

Estamos agradecidos de que oportunidades de trabajo como ésta puedan beneficiar a las familias que necesitan un futuro mejor estableciendo un periodo de trabajo estacional en los Estados Unidos. Mientras el trabajo ofrece estabilidad económica a las familias de los inmigrantes, al mismo tiempo, nos beneficiamos de personas muy trabajadoras. Vienen a este país dejando todo lo que conocen para sacrificar sus vidas trabajando en los campos para que podamos tener productos frescos en nuestras mesas. Todo esto se hizo especialmente difícil cuando la pandemia perjudicó a las empresas, lo que a su vez perjudicó la estabilidad familiar de los trabajadores migrantes.

La diócesis decidió servir a las comunidades de migrantes con este nuevo ministerio porque, durante las temporadas en que los trabajadores agrícolas viven en los campos, hay una gran falta de transporte personal. En los días de mucho trabajo, especialmente en la época de la cosecha, los trabajadores tienen pocas oportunidades de asistir a las Misas en las parroquias católicas locales, donde la mayoría de la gente se reúne los domingos como parte de su viaje espiritual normal.

La Iglesia católica de Carolina del Sur, bajo el liderazgo del obispo Robert E. Guglielmone, está siguiendo la llamada de la encíclica Evangelii Gaudium del Papa Francisco, de ser una Iglesia que sale como “es la comunidad de discípulos misioneros que primerean ... y llega[n] a los cruces de los caminos para invitar a los excluidos” (Evangelii Gaudium n.º 24). En este caso, los excluidos son los que literalmente viven y trabajan lejos y no pueden asistir a las celebraciones litúrgicas.


El obispo Guglielmone, plenamente consciente de la misión de la Iglesia, ha invitado a los sacerdotes vicentinos y a las religiosas de las Hijas de la Caridad a la diócesis para iniciar este importante ministerio para nuestra iglesia local.


La orden vicentina envió a los padres Gregory Semeniuk y Orlando Cardona a servir a la comunidad de inmigrantes hispanos que viven en los campos de durazno. Las Hijas de la Caridad han enviado a las hermanas Migdalia Flores, Consuelo Tovar y Paula Gallant para fortalecer la misión coordinando los servicios espirituales y sociales en la zona.

Estamos muy agradecidos por el ministerio de los vicentinos y las Hijas de la Caridad. Vemos con esperanza su misión y confiamos en el Señor que los frutos espirituales se recogerán en el momento oportuno.

Y les damos las gracias a ustedes, queridos trabajadores agrícolas, por su dedicación y por los muchos regalos que aportan a este hermoso país.

San Vicente de Paúl, ruega por nosotros.


Gustavo Valdez, MTS, D. Min., es el director de la oficina del Ministerio Hispano. Envíale un correo electrónico a gvaldez@charlestondiocese.org.