Share this story

Bajo el liderazgo del “Padre Jacques”, la misión hispana construyó fuertes lazos comunitarios y una iglesia

By Andrew Nelson | Fotos Por Michael Alexander | June 2022

Bajo el liderazgo del “Padre Jacques”, la misión hispana construyó fuertes lazos comunitarios y una iglesia

Una comunidad de inmigrantes se reunió en torno a unos simples tacos no sólo para construir una nueva y necesaria iglesia, sino para estrechar los lazos de la comunidad.

Los fieles de la Misión San Felipe de Jesús en Forest Park, Georgia, vendieron sabrosos platillos mexicanos y centroamericanos durante todo el año para recaudar dólares para reemplazar a un edificio parroquial cuya capacidad ha sido ampliamente superada por la comunidad.

El obispo Jacques Fabre-Jeune, CS, administrador de la misión desde hace mucho tiempo, subrayó que la iglesia es más que un lugar al que acudir los domingos.

“Hace comunidad. La gente viene, sus hijos están allí. Sienten que están en casa. Ese es el secreto y por eso han respondido", dijo el obispo Fabre, que se hacía llamar “Padre Jacques”.

Al final, la comunidad de San Felipe construyó el nuevo edificio, recaudando un millón de dólares con su propio esfuerzo.

Creciendo hasta quedar en pie

La misión comenzó a principios de la década de 1990 en un apartamento de dos habitaciones en el ahora deseable barrio de Grant Park, en Atlanta. Sin una iglesia propia, las familias rendían culto al aire libre, bajo lonas azules. En 2002, la comunidad se trasladó al sur a unas 10 millas de Forest Park, en el camino de vuelo del Aeropuerto Internacional Hartsfield-Jackson de Atlanta.

En aproximadamente una década, la propiedad con una modesta iglesia bautista se había convertido en un centro católico en auge. Con el liderazgo espiritual del obispo Fabre, ha crecido a unas 7,000 familias hispanas, de menos de 2,000. Muchos eran personas indocumentadas.

A medida que la parroquia crecía, la policía local tomó nota. Hubo un tiempo en que la policía estableció puestos de control de tráfico para buscar conductores sin licencia y coches no registrados los domingos por la mañana cerca de la iglesia. Los feligreses se sentían intimidados y tenían demasiado miedo de asistir. Cuando la gente se quejó, intervino el obispo Fabre.

“Muchas veces tuve que ir a ayudar a la gente porque eran arrestados, y sus coches eran abandonados”, dijo el obispo.

Mediante el diálogo con los dirigentes de la ciudad y el nombramiento de un nuevo jefe de policía, se revisó la política de los puestos de control.

En una reciente celebración para el querido sacerdote, completada con platos llenos de comida mexicana y una banda de mariachis, la alcaldesa de Forest Park, Angelyne Butler, le felicitó por su nombramiento como obispo y le reconoció el impacto positivo que ha tenido en la comunidad.

 “Estoy un poco triste pero muy feliz por usted en este momento”, dijo la alcaldesa.

¿Cómo podrían pagarse una nueva iglesia?

Traer gente nueva trajo consigo un problema feliz: demasiada gente en el edificio. Aquellos que esperaban encontrar un asiento tenían que presentarse 30 minutos antes para la Misa.

La iglesia está en una ciudad de clase trabajadora, con una renta media por hogar de 35,000 dólares, aproximadamente la mitad de la del resto de la zona de Atlanta. Aproximadamente uno de cada cinco residentes vive en el nivel de pobreza o menos.

Mirando alrededor de la parroquia, el obispo Fabre pidió a la comunidad que se juntara para recaudar dinero para un fondo de construcción. Como resultado, más gente se unió a los equipos de ministerio vendiendo comida después de cada una de las cuatro Misas dominicales.

La venta de tacos, pupusas rellenas de queso y carne, y otros platos aportaba alrededor de $8,000 a la semana, junto con fiestas y otras celebraciones culturales.

Con una cuenta bancaria cada vez más grande, el obispo Fabre soñó con diseñar una iglesia familiar para la comunidad, reconocible para las familias principalmente mexicanas. La feligresía ayudó a diseñar el santuario en un estilo californiano-misionero con un campanario y puertas curvas. 

El santuario de 11,200 pies cuadrados tiene capacidad para 600 personas, lo que ahora se siente demasiado apretado en ocasiones especiales. La iglesia bautista original sirve ahora como salón parroquial.

José L. Ramírez, de 43 años, lleva una docena de años acudiendo a la misión. Ahora es líder del consejo parroquial. En opinión de Ramírez, el punto fuerte del obispo es cómo identifica una visión y luego alista a todos para llevarla a cabo. Él quiere que usemos nuestros talentos dados por Dios para mejorar la comunidad, dijo Ramírez.

“El 99%, todo el mundo le ayuda. Es una persona con un gran corazón. Él ayuda a Dios”, dijo Ramírez.

Lázaro Cruz, de 38 años, que lleva mucho tiempo yendo a esa iglesia, está de acuerdo. En San Felipe es donde se casó y fueron bautizados sus hijos. Cuando compró una casa, el “Padre Jacques” vino a bendecirla.

El obispo Fabre siempre anima a la gente a servir a la iglesia y a otros a la mejor de sus posibilidades, dijo Cruz.

“No va a quedarse tranquilo”, añadió. “Va a buscar las necesidades. Una vez que las encuentre, si quieren crecer, estén listos para crecer y aprender, para crecer en la fe”.


Andrew Nelson es un escritor de plantilla de The Georgia Bulletin, el periódico de la Arquidiócesis de Atlanta. Escríbele un correo electrónico a nelsonandrewc@gmail.com.