Papa Francisco: Crear un mundo mejor reconociéndonos como familia

El papa Francisco firmó su nueva encíclica social, "Fratelli Tutti, sobre la fraternidad y la amistad social", el 3 de octubre de 2020 en Asís, Italia.

CIUDAD DEL VATICANO – Al llamar a todas las personas de buena voluntad a cuidarse unos a otros como hermanos y hermanas, el papa Francisco instó a las personas a no desesperarse por hacer del mundo un lugar mejor, sino a comenzar a crear el mundo que desean a través de la acción personal y el cabildeo político.

El papa Francisco firmó su nueva encíclica social, “Fratelli Tutti, sobre la fraternidad y la amistad social”, al final de la misa del 3 de octubre en Asís, Italia. El Vaticano publicó el texto al día siguiente.

“Una tragedia mundial como la pandemia del COVID-19 revivió momentáneamente la sensación de que somos una comunidad global, todos en el mismo barco, donde los problemas de una persona son los problemas de todos”, expresó el papa. “Una vez más nos dimos cuenta de que nadie se salva solo; solo podemos salvarnos juntos”.

Al mismo tiempo, declaró, las respuestas a la pandemia, y especialmente a su devastación económica, sacaron a la luz las desigualdades existentes dentro de las naciones y entre las naciones.

“A pesar de nuestra hiperconectividad, fuimos testigos de una fragmentación que hizo más difícil resolver los problemas que nos afectan a todos”, señaló. “Cualquiera que piense que la única lección que aprendimos fue la necesidad de mejorar lo que ya estábamos haciendo, o de refinar los sistemas y regulaciones existentes, está negando la realidad”.

“Fratelli Tutti”, que literalmente significa “todos los hermanos y hermanas” o “todos los hermanos”, son las palabras con las que San Francisco “se dirigió a sus hermanos y hermanas y les propuso una forma de vida marcada por el sabor del Evangelio, “, escribió el papa.

Ese sabor, explicado a lo largo del documento, significa acoger al extraño, alimentar al hambriento, escuchar y dar la mano a los pobres, defender los derechos de todos y hacer que cada persona, en cada etapa de la vida sea valorada e invitada a contribuir a la comunidad, dijo. También significa apoyar políticas públicas que lo hagan a mayor escala.

En el corazón del llamado de la nueva encíclica a los católicos se encuentra una meditación sobre la parábola de Jesús: el buen samaritano. En particular, sobre cómo Jesús toma la pregunta de un erudito legal, “¿Quién es mi prójimo?” y la convierte en una lección para ser llamados a no identificar a un solo prójimo, pero convertirse en vecino de todos, especialmente de los más necesitados de ayuda.

“La parábola presenta elocuentemente la decisión básica que debemos tomar para reconstruir nuestro mundo herido. Ante tanto dolor y sufrimiento, nuestro único camino es imitar al buen samaritano”, explicó. “Cualquier otra decisión nos convertiría en uno de los ladrones o en uno de los que pasaron sin mostrar compasión por los sufrimientos del hombre al borde del camino”.

“La parábola”, continuó, “nos muestra cómo una comunidad puede ser reconstruida por hombres y mujeres que se identifican con la vulnerabilidad de los demás, que rechazan la creación de una sociedad de exclusión y actúan en cambio como vecinos, levantando y rehabilitando a los caídos por el bien común”.

Hacer eso, indicó, significaría reconocer y tomar acciones concretas contra “ciertas tendencias en nuestro mundo que obstaculizan el desarrollo de la fraternidad universal” (y actuar como vecinos entre sí), incluyendo el racismo, el extremismo, el “nacionalismo agresivo”, el cierre de fronteras a migrantes y refugiados, la polarización, la política como un acaparamiento de poder más que como un servicio al bien común, el maltrato a las mujeres, la esclavitud moderna y las políticas económicas que permiten a los ricos enriquecerse sin crear puestos de trabajo y ayudar a los pobres.

Por Cindy Wooden

Nota del editor: El texto de “Fratelli Tutti” en español está en vatican.va/content/francesco/es/encyclicals/documents/papa-francesco_20201003_enciclica-fratelli-tutti.html.


Read a related article in English here:

Pope Francis’ teaching in new encyclical called ‘profound and beautiful’