Líder de USCCB pide colecta especial para diócesis afectadas por desastre

Una casa cerca de Vacaville, California, arde durante el incendio del complejo de iluminación LNU el 19 de agosto de 2020. El arzobispo José H. Gómez de Los Ángeles, presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de EE. UU., Solicitó el 3 de septiembre que los obispos de todo el país consideren tomar preparar una colecta especial voluntaria para las necesidades humanitarias, de recuperación a largo plazo y de la iglesia. (Foto CNS-Stephen Lam, Reuters)

WASHINGTON – El arzobispo José H. Gómez de Los Ángeles, presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB), les ha pedido a sus compañeros obispos que consideren llevar a cabo en sus parroquias una colecta especial para ayudar a las diócesis y parroquias afectadas por los recientes desastres naturales.

La tradicional temporada de tormentas recién acaba de empezar y ya hemos visto el devastador impacto del huracán Laura y los incendios en California”, escribió el arzobispo en una carta a sus compañeros obispos. “Miles de casas, negocios e iglesias han sido severamente dañadas o destruidas y el impacto será a largo plazo”.

El arzobispo Gómez reconoció las severas consecuencias del COVID-19 en las actividades diocesanas y parroquiales y su retador impacto en las recaudaciones de fondos, pero también se mostró esperanzado en la generosidad de la feligresía y su atención hacia los necesitados.

“Dedicamos nuestras oraciones a las familias que han perdido a sus seres queridos, casas y negocios”, dijo el arzobispo Gómez.

Los fondos recaudados serán destinados al Fondo de los Obispos para Desastres y Emergencias y se utilizarán para apoyar los esfuerzos de Caridades Católicas USA y/o Catholic Relief Services, según el arzobispo Gómez. La Conferencia de Obispos Católicos de EE.UU. también asignará algunos de los fondos que resulten de las colectas a las necesidades pastorales y de reconstrucción de la iglesia.

Los fondos se utilizarán en respuesta al huracán Laura y cualquier otro desastre que ocurra y se distribuirán donde más se necesite –dijo–. Sin embargo, si esas necesidades dejan de serlo, se vuelven imposibles o poco prácticas de cumplir, la USCCB puede usar las contribuciones para otra iniciativa de alivio de emergencia para desastres en la cual sea más necesario según como el comité de colectas nacionales de la USCCB determine usar su protocolo de respuesta a emergencias.

El arzobispo Gómez dijo que el arzobispo Paul D. Etienne de Seattle, presidente de ese comité, ha estado en comunicación con los obispos en las zonas afectadas por los desastres a fin de “conocer la situación y ofrecer nuestras oraciones y nuestro deseo de asistir en este momento de necesidad”.

El obispo Robert E. Guglielmone ha autorizado una segunda colecta en la Diócesis de Charleston para ayudar a los afectados por el impacto devastador de los desastres naturales. Él y otros líderes de la diócesis han unido sus oraciones por las familias que han perdido a sus seres queridos, hogares y negocios.

The Catholic Miscellany contribuyó a este informe.


Read the article in English here:

USCCB president urges special collection to aid disaster-stricken dioceses