Jesús no tolera la hipocresía, dice el papa

Wikimedia Commons: "Christ in the house of Simon the Pharisee", Artus Wolffort, 17th century. / "Cristo en la casa de Simón el fariseo", Artus Wolffort, siglo XVII.

CIUDAD DEL VATICANO—Jesús disfruta desenmascarando la hipocresía, que es la obra del demonio, dijo el papa Francisco.

Los cristianos, de hecho, deben aprender a evitar la hipocresía escudriñando y reconociendo sus propias fallas personales, faltas y pecados, dijo el 15 de octubre durante la Misa matutina en la capilla de la Casa Santa Marta, donde reside.

“Un cristiano que no sabe cómo acusarse a sí mismo no es un buen cristiano”, dijo.

El papa enfocó su homilía en la lectura del Evangelio del día (Lucas 11:37-41) en la que Jesús critica a su anfitrión por estar preocupado únicamente con las apariencias externas y los ritos superficiales, diciendo, “aunque limpian la copa y el plato por fuera, dentro están llenos de malicia”.

El papa Francisco dijo que la lectura muestra cómo Jesús no tolera la hipocresía, que, dijo el papa, “es aparecer de una manera, pero ser de otra”, o esconder lo que de verdad se piensa.

Cuando Jesús llama a los fariseos “sepulcros blanqueados” e hipócritas, esas palabras no son insultos, sino la verdad, dijo el papa.

“Por fuera son perfectos, estirados de hecho, con decoro, pero por dentro, son algo distinto”, dijo.

“La conducta hipócrita viene del gran embustero, el demonio”, que es él mismo un enorme hipócrita, dijo el papa, y hace a quienes son como él en la tierra, sus “herederos”.

“La hipocresía es el lenguaje del demonio; es el lenguaje del mal que entra en nuestro corazón y es sembrado por el demonio. No se puede vivir con personas hipócritas, pero existen”, dijo el papa.

“A Jesús le gusta desenmascarar la hipocresía”, dijo. “Él sabe que esta conducta será precisamente la que le lleve a la muerte, porque el hipócrita no piensa si utiliza medios legítimos o no, sino que apisona: ¿difamación? ‘Usemos la difamación’ ¿Falso testimonio? Busquemos a un testigo mentiroso'”.

La hipocresía, dijo el papa, es común “en la lucha por el poder, por ejemplo (con) envidia, celos que te hacen parecer de un modo y dentro hay un veneno para matar, porque la hipocresía siempre mata; tarde o temprano, mata”.

La única “medicina” que cura la conducta hipócrita es decir la verdad ante Dios y asumir la responsabilidad por uno mismo, dijo el papa.

“Tenemos que aprender a acusarnos a nosotros mismos, ‘hice esto, pienso esto malo. Tengo envidia. Quiero destruir a aquél'”, dijo.

Las personas tienen que reflexionar en lo “que hay dentro de nosotros” para ver el pecado, la hipocresía, y “el mal que está en nuestro corazón” y “confesarlo ante Dios” con humildad, dijo.

El papa Francisco pidió a la gente que aprendiera de san Pedro, cuando dice, “Apártate de mí, Señor, que soy un hombre pecador”.

“Que aprendamos a acusarnos a nosotros mismos, nuestro propio ser”, dijo.

Por Carol Glatz


Read the English version: https://themiscellany.org/2019/10/15/point-the-finger-at-yourself-to-be-freed-of-hypocrisy-pope-says